• FONDESVA.

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para Emprendimiento Social en Valladolid (FONDESVA) financiado por el Ayuntamiento de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • Fondo de Emprendimiento Social

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para el Emprendimiento Social financiado por la Diputación Provincial de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • De que hablamos

  • Calendario de post.

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 108 seguidores

  • Contacto:

El presidente de Banca Etica, Ugo Biggeri, presenta su nuevo libro en Valladolid

Ugo_Biggeri__presentacion_libro__banca_ética__coceder__fiare_14-10-15_detail

El trabajo se titula “Banca, finanzas y ética, más allá del mito del crecimiento”, y ha sido presentado en la sede de fiare en valladolid, la Confederación de Centros de Desarrollo Rural (COCEDER).

“El valor del dinero. Banca, finanzas y ética, más allá del mito del crecimiento”, es el título de uno de esos libros que tras ser leídos se guardan cual piedra preciosa: Más que un libro es un verdadero instrumento de educación financiera, para entender las cuestiones clave en las finanzas, y que se ha presentado este miércoles en la sede de la entidad en Valladolid, la Confederación de Centros de Desarrollo Rural, COCEDER, por el autor y presidente de FIARE Banca Ética, Ugo Biggeri.

A través de sus páginas, Biggeri invita a pensar en la economía de una manera más humana, mostrando claramente cómo nuestras pequeñas decisiones son importantes. Incluso mover una cuenta corriente puede ser un acto de empoderamiento, ya que nuestro dinero quizás se esté invirtiendo en proyectos  que apoyan la visión del mundo que no nos gusta promover: a menudo, mientras las personas se esfuerzan por una causa justa, el dinero gestionado por los bancos tradicionales trabaja “en contra de nosotros”, asegura el presidente de FIARE.

Este libro «encierra la magia de quien conoce muy bien un tema complejo, lo entiende en sus fundamentos y es capaz de explicarlo con sencillez y rigor. Esconde verdaderos tesoros en sus explicaciones, preguntas, respuestas, provocaciones… y muchas pequeñas joyas en forma de experiencias personales del propio autor. Experiencias con las que sintonizamos rápidamente, recordando situaciones similares de nuestra propia vida», (tomado del «Prólogo a la edición en lengua española», por Peru Sasia).

El autor, Ugo Biggeri (Florencia, 1966), es licenciado en Física, y después de trabajar algunos años en la universidad, empezó a dedicarse al sector medioambiental y, posteriormente, al de las finanzas éticas.

En la actualidad es Presidente de Banca Etica, el referente europeo en banca ética cooperativa, fruto de la unión de dos proyectos de finanzas éticas: Banca Popolare Etica, un banco cooperativo que trabaja en Italia desde 1999, y Fiare que opera en España desde el 2005. Ambos quieren ser una herramienta al servicio de la transformación social a través de la financiación de proyectos de la economía social y solidaria, bajo los principios de la transparencia, la participación, la democracia y el crédito como derecho.

 

También, puedes escuchar la entrevista realizada en La ventana Castilla y León: Entrevista en La ventana Castilla y León

 

O descargar el PDF con la entrevista realizada en el Norte de Castilla: Entrevista a Ugo Biggeri

Koopera, una red de cooperativas y empresas de inserción

koopera

Koopera, es una Red Social de Cooperativas y empresas de inserción sin ánimo de lucro impulsadas por Cáritas. Su objetivo es la inserción sociolaboral de personas en situación ó riesgo de exclusión social, mediante actividades de servicios ambientales, reutilización y reciclaje, consumo sostenible, formación, atención a personas y otras actividades que pueden ayudar a cumplir su misión.

Koopera, que inició su andadura en 1990, busca la generación de empleo para personas en situación de vulnerabilidad social a través de empresas de inserción que realizan procesos individuales de Inclusión Activa. El objetivo es facilitar el “salto” con éxito de estas personas a la empresa ordinaria, ofertando actividades que las capaciten en el desarrollo de habilidades sociales y laborales, y de la incorporación como socios a las cooperativas en las que se facilita la participación y el emprendizaje.

Los resultados obtenidos no son sólo medioambientales sino también sociales y de desarrollo económico, con lo que Koopera es un buen ejemplo de sostenibilidad.
En la actualidad se comercializan los productos recuperados a través de 28 tiendas, prestando atención desde éstas a más de 9.000 personas con necesidades en coordinación con Cáritas y los Servicios Sociales de los ayuntamientos.

Trabajan para mejorar la situación de las personas, especialmente las que necesitan otra oportunidad, haciendo realidad una Economía Social y Solidaria. Su quehacer diario lo guía el Innovar y Crecer, con las personas como centro y se desarrolla sobre las competencias cooperativas.

Confiando en la capacidad de la ciudadanía de ejercer un consumo responsable,  ofrecen productos reutilizados de calidad y orientados a sus necesidades y tendencias de consumo y facilidades en cuanto cercanía, atención y entorno agradable para la compra, evitando el consumo de recursos y mejora la sensibilización en la reducción de residuos.

Koopera promueve la economía social y solidaria también en países en vías de desarrollo a través de dos proyectos internacionales en Chile y Rumanía.

Las personas socias de Fiare visitan la planta de recuperación de Mungia

Durante la inauguración de la oficina de Fiare Banca Etica en Bilbao, trabajadores y trabajadoras de Banca Etica que vinieron desde Italia y algunas de las personas socias de ambos países pudieron visitar uno de los centros de Koopera. La planta de recuperación que se visitó, recibió financiación de Fiare en el 2013 para su puesta en marcha.

Este centro consiguió reutilizar en Bizkaia, en su primer año de funcionamiento, 2.014 toneladas, lo que supone el 77 por ciento de los materiales recogidos y se han creado 264 puestos de trabajo.

Es la primera planta automatizada a nivel estatal que desarrolla la gestión de todo tipo de objetos (ropa, complementos, calzado, libros, juguetes, aparatos electrónicos, pequeños electrodomésticos, etc.) para su reutilización.

Para optimizar el proceso de tratamiento de los artículos que entran a esta planta vizcaína, se ha implementado un sistema de clasificación y tratamiento automatizado que incorpora tecnología de reconocimiento de voz. Este innovador sistema permite la reutilización de todo tipo de objetos en la misma instalación con un criterio de eficiencia económica y ambiental. Más tarde también se visitó una de las tiendas de Koopera situada en el centro de Bilbao.

Si quieres conocer mejor Koopera puedes visitar su página web: http://koopera.org/

El valor del dinero

ugo-biggeri2

Así se llama el libro de Ugo Biggeri, que ofrece un verdadero instrumento de educación financiera, para entender las cuestiones claves en la banca, las finanzas y la economía.

Ugo Biggeri dice que el valor del dinero no está en el dinero mismo, sino en las personas que lo usan, en las relaciones que favorece, en el bien común que crea. Indica la visión de que las pequeñas decisiones son importantes, incluso mover una cuenta corriente puede ser un acto de empoderamiento ya que apoyan la visión del mundo que nos gustaría promover, pues nuestro dinero quizá se esté invirtiendo en proyectos que están trabajando en contra de nosotros.

Este libro «encierra la magia de quien conoce muy bien un tema complejo, lo entiende en sus fundamentos y es capaz de explicarlo con sencillez y rigor. Esconde verdaderos tesoros en sus explicaciones, preguntas, respuestas, provocaciones… y muchas pequeñas joyas en forma de experiencias personales del propio autor. Experiencias con las que, ya lo verán, sintonizamos rápidamente, recordando situaciones similares de nuestra propia vida» (Tomado del «Prólogo a la edición en lengua española», por Peru Sasia).

Ugo Biggeri, (Florencia, 1966) es licenciado en Física. Después de trabajar algunos años en la universidad, empezó a dedicarse al campo medioambiental y, posteriormente, al de las finanzas éticas. En la actualidad es Presidente de Banca Etica y Etica Sgr. También imparte clases sobre finanzas éticas y microcréditos en la universidad.

2014, un año clave en nuestra historia

2014-un-ano-clave-en-nuestra-historia

2014 ha sido un año clave en nuestra historia. Uno más. Gracias otra vez a los esfuerzos y al compromiso de personas y organizaciones como tú, que creen posible cambiar la sociedad desde la responsabilidad en el consumo, hemos alcanzado un objetivo que perseguíamos hace tiempo: poder operar directamente en España como entidad establecida.

Han sido muchos pasos los que se han dado: la firma de un contrato de agencia entre Fiare y Banca Popolare Etica; la respuesta ciudadana; la creación de las Asociaciones Territoriales de Apoyo a Fiare; el compromiso para convertirse en personas y organizaciones socias, hasta algo más de 5.000; la aprobación de la integración entre Banca Etica y Fiare; la presentación de éste plan a Banca de Italia, y la definitiva inscripción en el Registro de Entidades del Banco de España con el número 1550 el pasado mes de julio.

Desde octubre, se ha iniciado la operatividad directa en España, comenzando por la migración de las posiciones de ahorro, siguiendo por las de crédito y activando nuevas propuestas, como cuentas corrientes, banca por internet, y otros servicios que estamos ultimando en estos momentos.

No podíamos haber llegado hasta aquí solos. No podremos avanzar sin vosotros. 2015 llegará pleno de retos y seguiremos trabajando para superarlos. Gracias por tu compromiso.

La intermediación financiera no tiene por qué ser un negocio

Foto: Euros / G CACAKIAN

Hace poco salieron las cifras de morosidad del sistema financiero español. En Coop57 también hicimos nuestros cálculos sobre qué cifras de morosidad teníamos al cierre del ejercicio anterior. En la comparación, las diferencias fueron significativas.

En el mes de diciembre de 2013, la morosidad del sistema financiero español llegó al 13,60% del total. A este porcentaje del 13,60% deberíamos sumarle los activos adquiridos por el SAREB, el “banco malo”. Muchos apuntan que, entonces, la morosidad real se situaría alrededor del 17%. Las cifras de morosidad de Coop57 a 31 de diciembre de 2013 se situaron en el 1,98% siendo unas siete veces inferior que las cifras oficiales. Y no es una cosa aislada de Coop57, sino del conjunto del sistema financiero ético. Según cifras elaboradas por el Observatorio de las Finanzas Éticas, en 2012, el conjunto de las finanzas éticas en el estado español tuvo una morosidad del 3’36%.

¿Por qué hay una diferencia tan grande entre unas cifras y las otras?

Razones hay muchas pero todo emana del objetivo que se persigue y como se persigue este objetivo.

El sistema financiero convencional basa su actividad en la búsqueda obsesiva del máximo beneficio y esto hace que se hagan inversiones arriesgadas, que se busque el beneficio rápido y por lo tanto se participe de manera profunda, por ejemplo, en hinchar una burbuja inmobiliaria que la economía española interpretó con desafortunada brillantez (mucha parte de la morosidad viene por los créditos fallidos en este sector). Coop57 es una cooperativa de servicios financieros éticos y solidarios. Lleva a cabo una tarea de intermediación financiera al querer captar ahorro procedente de la sociedad civil para canalizarlo a la financiación de proyectos de economía social y solidaria que generen impactos positivos para el conjunto de la sociedad y fomenten la creación, articulación y crecimiento de modelos económicos y sociales alternativos. El objetivo, aun realizando actividad financiera, no es económico sino que es social, buscando una trasformación en positivo.

Hemos visto el “que”, pero en el “cómo” también hay una diferencia fundamental de planteamiento. El sistema financiero convencional tiene como mecanismo para maximizar sus beneficios buscar la máxima rentabilidad en sus operaciones y por lo tanto se entra en una dinámica de pugnar con la parte prestataria para ver quién consigue mejores condiciones para su propio interés ya que el centro de gravedad de la organización es el capital. En Coop57, como en la economía social y solidaria, el centro de gravedad son las personas y las formas de organización son participativas y democráticas. Las empresas y entidades que reciben financiación de Coop57 son propietarias de Coop57 y saben perfectamente que no se quiere “hacer negocio” con ellas, sino que el objetivo es ayudarlas a que sus proyectos puedan cristalizar con éxito. Por lo tanto, no son dos partes, una frente la otra, que pugnan por una serie de condiciones, sino que la mesa es redonda y se buscan soluciones de manera conjunta.

Pero además de todo esto, el dinero prestado a empresas y familias desde el sistema financiero convencional está en su nivel más bajo desde 2006. Desde que estalló la crisis financiera, el grifo del crédito se ha cerrado de manera significativa con lo que la banca no está respondiendo a las necesidades de financiación de las empresas y familias españolas. En este contexto, el papel que deben jugar las finanzas éticas debe ser justamente el contrario: mantener y potenciar sus servicios financieros para dar respuesta a las necesidades financieras de las entidades de economía social y solidaria. A pesar de las dificultades económicas que atenazan a estas entidades, las finanzas alternativas deben seguir aumentando la concesión de préstamos para evitar que la falta de financiación acentúe su fragilidad. Todo ello, obviamente, comporta asumir riesgos. Las finanzas éticas no deben rehuir este riesgo, sino afrontarlo y, a la vez, garantizar al máximo los ahorros de las personas que han confiado en ellas. Se trata de un equilibrio difícil, que sólo puede mantenerse si se desarrollan fórmulas de implicación social y se aplican modelos cooperativos, mutualistas y de intercooperación.

La confianza, flexibilidad y adaptabilidad a las necesidades dinámicas y cambiantes de las entidades socias que reciben financiación son elementos claves (y no económicos) para entender las cifras de morosidad de Coop57. Desde que estalló la actual crisis financiera, en 2008, Coop57 ha concedido casi 1.000 préstamos por valor de más de 35 millones de euros. Y lo más importante: se han denegado poquísimas solicitudes de financiación. Si un préstamo no se ve claro, no se deniega directamente. Se buscan, conjuntamente, las soluciones para poder concederlo. La cifra de la morosidad no tiene sentido por sí sola si no se entiende que es baja debido a la confianza y a la capacidad de adaptarse a las necesidades de las entidades. La cifra de morosidad, cobra sentido cuando se entiende que la intermediación financiera no tiene por qué ser un negocio, sino un servicio en beneficio de la entidad que lo recibe y en beneficio de su actividad que acabará revertiendo en el interés del conjunto de la sociedad.

Cuando el objetivo es la construcción de herramientas colectivas al servicio de este colectivo, cuando las relaciones no son meramente económicas, cuando se da importancia a la confianza y al conocimiento mutuo, cuando se da importancia al hecho de disponer de una base social fuerte e implicada o de estar entrelazadas unas con otras, la efectividad de la actividad económica se demuestra mayor. Actualmente, en Coop57 tenemos 365 préstamos en activo de los que sólo 8 conforman la morosidad de la entidad. Esta efectividad se da, en gran medida, por mecanismos y lógicas no económicas.

“La banca creó la crisis y nos impide salir de ella”

Joan Ramon Sanchis Palacio, en la Universidad de Valencia.

Joan Ramón Sanchis Palacio, Catedrático de Organización de Empresas de la Universitat de València, denuncia la avaricia patológica de la banca actual para pedir un giro radical hacia un modelo financiero próximo, transparente y ético.

Joan Ramon Sanchis Palacio acaba de publicar “ La banca que necesitamos“, todo un alegato en forma de libro – y con vídeo promocional–  contra la rapacidad del sistema financiero actual y a favor de una banca ética y cívica. En la entrevista, este experto en economía explica su modelo de banca socialmente responsable.

“La banca ha creado la crisis y nos está impidiendo salir de ella”. ¿No hay más responsables? El endeudamiento de las administraciones, familias y empresas también es colosal.

La responsabilidad de la crisis no es solamente de la banca, pues la mala gestión del riesgo crediticio llevada a cabo por esta, ha contado con el beneplácito de los políticos que las han administrado y con la dejadez de las autoridades monetarias españolas que han mirado hacia otro lado. Es verdad que las familias y las empresas han contribuido también a generar la burbuja inmobiliaria con su endeudamiento, pero tanto los ciudadanos como los pequeños y medianos empresarios están sufriendo las graves consecuencias de la crisis. Sin embargo, a los banqueros no se les están exigiendo responsabilidades y muchos de ellos incluso se han jubilado con indemnizaciones millonarias después de estar cobrando sueldos astronómicos incluso durante los años de la crisis.

Usted vive en la Comunidad Valenciana, cuya administración, la Generalitat, está quebrada. ¿Es eso responsabilidad de la banca?

Evidentemente, la responsabilidad de quiebra de la Generalitat Valenciana es exclusivamente de los políticos que la han gobernado durante estos últimos 20 años. Mi opinión es que la mala gestión política ha repercutido también en la gestión de Bancaja y de la CAM, abocándolas a la situación de insolvencia y quebranto a la que han llegado después del intento de incluirlas dentro de grupos consolidados de cajas de ahorros. A las cajas de ahorros valencianas se las ha estado obligando desde los poderes públicos a realizar inversiones en proyectos empresariales que han resultado auténticos fracasos económicos.

¿Hubiera sido mejor dejar quebrar a la banca que rescatarla con cargo al contribuyente?

Dejar caer los bancos que finalmente han sido intervenidos con un coste superior a los 60.000 millones de euros para el Estado, no hubiera significado el quebranto del sistema bancario español, dado que existe un número importante de entidades bancarias que hubieran absorbido los depósitos de las entidades quebradas. En EE.UU. se hizo así y las consecuencias han sido más bien positivas. Téngase en cuenta que la deuda contraída como consecuencia de la nacionalización de los bancos con problemas y el coste del rescate bancario procedente de la Unión Europea (41.300 millones de euros) no ha supuesto más que recortes para la población y medidas de ajuste que no han hecho más que acrecentar la recesión económica. Con el dinero destinado a la banca y que seguramente no recuperaremos, se hubiera podido reactivar el consumo y la demanda interna, favoreciendo así un escenario de crecimiento económico que hubiera permitido reactivar la actividad económica y generar empleo. Sin embargo, se ha optado por generar una deuda pública muy preocupante, pues alcanza ya casi el 100% del PIB, y por destruir empresas y empleo.

Gran parte del crédito concedido por la banca va directamente a comprar deuda del estado. ¿Compite el estado de manera desleal con empresas y ciudadanos al copar el crédito? 

No creo que sea un tema de deslealtad por parte del Estado si no de una mala práctica por parte de los bancos que cuenta con el beneplácito del Gobierno. Mientras las necesidades crediticias de emprendedores, autónomos y pequeñas y medianas empresas van en aumento y la única manera de salir de la crisis pasa por reactivar la economía a través del crédito al sector productivo y a la economía real, los bancos acumulan deuda pública porque para ellos en estos momentos es su negocio más rentable: comprar dinero al Banco Central Europeo al 0,25% y prestarlo a las Administraciones Públicas al 3-4%. Esta forma de actuar es típica de unas entidades bancarias basadas en la especulación, el oportunismo y la obsesión por la maximización del beneficio económico. Esta es la banca que nos ha llevado a la crisis y la banca que nos impide salir de ella; no es la banca que necesitamos ni en estos momentos ni tampoco en el futuro.

La banca no presta dinero. Con la morosidad disparada y las empresas con dificultad para ser rentables, ¿es responsable dar más crédito?

No es que sea responsable, es que es la única manera de salir de la crisis económica. Solamente reactivando la economía productiva se puede crecer y generar empleo. Se ha de prestar dinero a través de una buena gestión del riesgo, eso sí, porque evidentemente unas tasas de morosidad muy próximas al 13% y la necesidad de seguir dotando provisiones son indicadores muy preocupantes. Pero tengamos en cuenta que la Troika ha dicho que la banca española ya no necesita más rescate bancario, que sus niveles de capitalización y de solvencia son ya suficientes. Si esto es así, ¿porqué no se empieza ya a conceder créditos?. Porque es más rentable comprar deuda pública, evidentemente. El ICO debería actuar y canalizar sus créditos hacia las pequeñas y medianas empresas.

El ICO tiene una mora del 32% en sus préstamos a Pymes. ¿Hay que arriesgar el dinero del contribuyente con este riesgo y a la vista de estos resultados?

Se han utilizado más de 100.000 millones de euros del contribuyente para sanear unos bancos que han llegado a la situación de quebranto por la mala gestión de sus dirigentes, por la dejadez de los poderes públicos y por querer utilizarlos como punta de lanza de suculentos negocios inmobiliarios. ¿Porqué no arriesgar ese dinero en créditos a Pymes?. Evidentemente, hay que intentar minimizar el riesgo crediticio a las Pymes a través de una gestión del riesgo profesional que incluyan estudios serios de viabilidad económica y financiera, pero ¿porqué no se hizo esto antes con los créditos a promotores y constructores?.

Gran parte de las cajas de ahorros están en manos de bancos privados tras hundirse en esta crisis. A la vista de los antecedentes, ¿Es viable una banca pública? ¿Qué ha fallado en las cajas de ahorros?

Las cajas de ahorros han estado fuertemente politizadas, lo que las ha vinculado directamente a la corrupción urbanística y política. Esto ha hecho que tomaran decisiones en base a criterios políticos y no profesionales, invirtiendo grandes sumas de dinero en grandes proyectos urbanísticos que han resultado ser altamente ruinosos. En España existió una banca pública bien gestionada y que realizaba una función de financiación de sectores estratégicos para la economía española como la agricultura, la industria o las administraciones locales, hasta que esta banca pública se privatizó y se vendió a un gran grupo bancario español. Actualmente es realmente difícil volver a tener una banca pública como aquella pues estamos en una tendencia hacia la privatización de la economía pública. Sin embargo, en estos momentos se dispone de una banca intervenida, con una fuerte red de sucursales bancarias como es el caso de Bankia, a través de la cual se podría empezar a canalizar créditos hacia la economía productiva.

Usted aboga por un cambio de modelo, de la banca comercial a la socialmente responsable. ¿Qué es eso?

Otro tipo de banca es necesario para salir de la crisis y para que no vuelvan a repetirse comportamientos como el de la venta de preferentes, los abusos de las comisiones bancarias, las prácticas de blanqueo de dinero y de fraude fiscal o los abusos con las hipotecas suelo o los desahucios. Para ello es necesario potenciar una banca socialmente responsable basada en la transparencia de sus operaciones, en el apoyo financiero a proyectos sociales y medioambientales y en general a la economía productiva real y en una gestión democrática. Se trata de potenciar un modelo de banca de proximidad, comprometido socialmente, sostenible y que compatibilice el beneficio económico con el bien común y el interés general.

¿Cual es “su banco”?

En España existen bancos cooperativos desde hace muchos años; se trata de entidades de ámbito local o comarcal que operan con un fuerte arraigo al territorio y en los que cualquiera de nosotros puede tener una cuenta bancaria. También existen dos bancos éticos que operan en España, uno de capital holandés en forma de sociedad anónima, que es Triodos Bank, y otros de capital español en forma de cooperativa de crédito, Fiare, que opera en España mediante una alianza con un banco cooperativo italiano (Banca Popolare Ética). Yo opero con uno de estos dos bancos y sería importante que cada vez más ciudadanos estuviéramos dispuestos a depositar nuestros ahorros en ellos, fomentando así una banca socialmente responsable.

Voro Maroto

Fuente: eldiario (edición valeciana)

CRÓNICA DEL II ENCUENTRO RED DE FINANZAS LOCALES ALTERNATIVAS

Los días 21 y 22 de septiembre de 2013 se ha celebrado en la Finca el Carmen de Santa Fe de Granada el II Encuentro de Asociaciones de Finanzas Locales Alternativas, en el que han participado 30 personas de 10 asociaciones de Andalucía, Extremadura, Castilla y León y Navarra.

El encuentro se inició con una conferencia de Peru Sasia, Consejero de Banca Popolare Etica-Fiare, sobre “Derecho al crédito, respuestas desde la ciudadanía: retos, dificultades, oportunidades y distintas formas de respuesta y su coordinación”. Seguidamente se han desarrollado tres talleres que han tratado acerca de la relación de las Finanzas Locales Alternativas con Fiare; acerca de la relación con asociaciones próximas de economía solidaria o de defensa de derechos humanos; y acerca de los criterios éticos que han de ser tenidos en cuenta en la financiación solidaria.

Los talleres y debates han llegado a estas conclusiones:

La relación de las Finanzas Locales Alternativas con Fiare es complementaria y de apoyo, manteniendo cada una su personalidad.

La red expresa su voluntad de coordinarse en la Fundación Fiare como una sectorial de Finanzas Alternativas, con su reconocimiento expreso.

El interés de mantener relación con las entidades próximas del ámbito solidario, con el compromiso de acompañar los proyectos cuya financiación se solicita a lo largo de todo su proceso de ejecución.

Fomentar esas relaciones para dar respuestas más eficaces a los conflictos del momento actual.

Estas respuestas deben extenderse no sólo al campo de la economía, sino al de la denuncia y movilización sociopolítica.

Los criterios éticos deben de ser sensibles a la realidad que se presenta, teniendo en cuenta valoraciones cualitativas y cuantitativas. La metodología evaluadora ha de ser creíble y transparente.

Se insistió también en la importancia de mantener la coordinación para ampliar los ámbitos de la cooperación entre las asociaciones. Se decidió, así mismo, mantener las comisiones sobre comunicación y legalidad.

Fuente: Economía Solidaria