• FONDESVA.

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para Emprendimiento Social en Valladolid (FONDESVA) financiado por el Ayuntamiento de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • Fondo de Emprendimiento Social

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para el Emprendimiento Social financiado por la Diputación Provincial de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • De que hablamos

  • Contacto:

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 110 seguidores

  • Anuncios

LAS FINANZAS LOCALES ALTERNATIVAS SE ARTICULAN EN UNA ESTRATEGIA COMÚN.

IMG_20140921_151118

La red estatal de finanzas alternativas y solidarias, que agrupa a organizaciones del estado español (Andalucía, Castilla y León, Cataluña, C. Valenciana, Extremadura, Navarra y Galicia), ha celebrado su tercer encuentro en El Puerto de Santa María (Cádiz).

Estas iniciativas promueven la utilización del ahorro de personas que se comprometen a prestarlo a proyectos de economía solidaria. Estas ayudas abarcan desde el apoyo a empresas para el sostenimiento y la creación de empleo y autoempleo estables, hasta la cobertura de necesidades básicas de personas en situación o riesgo de exclusión social.

Durante los días 20 y 21 de septiembre representantes de once organizaciones, que agrupan a medio centenar de entidades, se han reunido para compartir experiencias y seguir trabajando en el proceso de confluencia iniciado hace ya tres años.

El programa de trabajo ha incluido el circuito de las finanzas locales alternativas, las posibilidades y límites de la actividad parabancaria en el marco de las finanzas éticas, y su vinculación y sinergia en el sistema de finanzas construido desde  Fiare – Banca ética. 

Estas iniciativas de financiación alternativa se enmarcan en el denominado mercado social, que conecta a productores, distribuidores, consumidores y financiadores en redes de apoyo mútuo. Además, potencia la visibilidad, la legitimidad, la viabilidad y  la sostenibilidad de estas alternativas solidarias de transformación económica y social. 

La economía solidaria comparte los principios de equidad, trabajo digno, sostenibilidad ambiental, cooperación, sin ánimo de lucro y compromiso con el entorno. La actividad financiera es un elemento clave en el soporte a este tipo de iniciativas.

Bajo estos criterios, este encuentro de trabajo ha posibilitado el acuerdo para la constitución como asociación estatal de las finanzas alternativas y solidarias, y su incorporación a la Fundación Fiare.

Fuente: Economía Solidaria

Anuncios

FIARE: ética y banca pueden ser sinónimos

Conversamos con Helga Rovira Borrell, socia y miembro del grupo de integración local del ámbito de Barcelona y Tarragona de la cooperativa FIARE . Helga nos muestra las claves y los horizontes de este proyecto financiero que quiere convertirse en una banca al servicio de la sociedad y el desarrollo humano, toda una alternativa a la banca tradicional.

Un proyecto que no es nuevo

Fiare nace el año 2003 en Euskal Herria , fruto de las voluntades de un conjunto de ONGs, entidades, colectivos y personas relacionadas con la economía social y solidaria para construir una alternativa a la banca tradicional. Progresivamente se va extendiendo por el conjunto del estado mediante asociaciones territoriales pero no es hasta 2005 que empieza a operar como cooperativa de crédito y ahorro.

A principios del 2012 decide oficialmente, en asamblea estatal, unirse al proyecto de la italiana Banca Popolare Ética, una banca ética registrada en el Banco de España, con quince años de trayectoria y más de 40.000 socios particulares e institucionales en Italia. Desde entonces comienza a operar también como agencia de Banca Popolare Ética en España , persiguiendo la creación de un banco, objetivo que con sus planteamientos iniciales contaba con dificultades importantes en cuanto a requisitos y condiciones legislativas y administrativas .

Mucho más que finanzas éticas

Su finalidad es la transformación social, por ello únicamente da crédito a proyectos relacionados con la cooperación internacional y los programas, iniciativas a favor de colectivos desfavorecidos, empresas y proyectos relacionados con el cuidado y compromiso con el medio ambiente, de la ámbito de la cultura, la salud o la mejora de la calidad de vida.

La banca ética son valores trasladados a un proyecto financiero. Bajar la teoría a la práctica cotidiana. Con valores como la justicia, la cooperación o la sostenibilidad Fiare quiere convertirse en un modelo de banca contrapuesto al de la banca capitalista, lucrativa y reproductora de dinámicas económicas y sociales profundamente injustas.

Tan importante es el que como el como: las pautas de funcionamiento y decisión de la cooperativa están basadas en la transparencia y la democracia. La toma de decisiones es asamblearia, horizontalidad colectiva frente la clásica verticalidad por parte de unas élites dirigentes. Cada socio es un voto, independientemente del volumen de dinero que tenga.

Fiare es también una cooperativa sin ánimo de lucro a diferencia de otras entidades financieras denominadas éticas, como podría ser Triodos Bank, que es un holding de sociedades anónimas holandesas.

Hacia la expansión territorial

Uno de los valores principales de Fiare es la proximidad y arraigo en el territorio. Forma parte y trabaja por la economía social y solidaria. Es en este sentido que quiere vertebrar toda una red territorial y humana que conozca la gente y los proyectos de la economía social, comercio justo, producción y consumo ecológico de pueblos y comarcas. Una red que le permita también la captación de ahorro y que éste revierta en financiación para proyectos del propio territorio. Con este fin trabajan la comisión técnica que analiza los proyectos a nivel financiero y la comisión ético- social que valora su contenido social y productivo.

Aunque hoy por hoy sus funciones se enmarcan principalmente en el crédito y el ahorro, Fiare no quiere ser sólo una cooperativa de crédito y ahorro, sino que quiere ir más allá y construir un nuevo modelo de banca, ético y arraigado el territorio y los colectivos y las personas que lo habitan. Es en este sentido que busca también ofrecer toda la operatividad posible en sus servicios, no estancarse en la financiación de proyectos. Persigue que las personas, las empresas y los colectivos tengan una alternativa ética donde confiar el dinero y las operaciones financieras.

A partir de mediados de 2014 comenzará a garantizar toda esta operatividad, como cualquier otra entidad financiera. Esto implica un paso importante a nivel de recursos técnicos y humanos ante el que afirman estar preparados para afrontar con todas las garantías y solvencia. Pese todavía no garantizar la misma operatividad que la banca tradicional, Fiare está crecen cada día que pasa, de forma sostenida y sostenible. Cuenta con casi 5.000 socios en el estado, casi un millar de ellos en Cataluña. También dispone de una decena de personas liberadas y tres oficinas en todo el estado, una de ellas en Barcelona.

En el Penedés, a día de hoy, tiene poca implantación aún. A pesar de tener pocos socios penedenses, Fiare confía en captar muchos más en los próximos meses y años. Uno de los más relevantes es el Ayuntamiento de Vilanova y la Geltrú, que se convirtió hacerlo tras aprobar una moción esta primavera. Y en cuanto a proyectos financiados en nuestro territorio destaca la nave de recuperación de ropa usada de la Fundación Formación y Trabajo en Vilanova y la Geltrú, que emplea personas con especiales dificultades personales y sociolaborales para incorporarse al mercado de trabajo y que gestiona el abastecimiento de ropa, muebles y equipamiento del hogar a familias con pocos recursos derivadas por diferentes Servicios Sociales.

Actuar y cambiar la realidad como única garantía de transformación

Más allá de las funciones propias de un banco, Fiare también quiere sacudir conciencias con charlas, actos e iniciativas para extender el proyecto y cambiar los patrones y conductas sociales mayoritarias que no ven alternativa más allá de la banca capitalista.

Fiare, como muchos otros proyectos, seguramente no logrará cambiar el mundo, acabar con la pobreza o socializar los medios de producción, pero será un paso más para pasar de las palabras a los hechos, actuar sobre la realidad y cambiarla como única manera de demostrar que es transformable.

Redacción

Fuente: Xarxa Penedès

Consolidando la intercooperación.

El Mercado Social va ampliando su territorio de implantación y las redes que la forman a nivel estatal. Esta vez ha sido en la ciudad de Madrid, donde el fin de semana del 1-2 de junio se celebró la I Feria de Economía Solidaria en la capital. En esta ocasión los fastos fueron de gala para utilizar un espacio emblemático de la ciudad, como es el Matadero, donde más de 131 empresas y organizaciones de la economía social y solidaria exhibieron su trabajo durante dos días.

La motivación principal de la Feria era abrir al gran público otra forma de hacer economía. Desde principios del año pasado, la propia red de Mercado Social de Madrid, donde está presente FIARE, ha ido funcionando en el día a dia y bajo distintos formatos. Sin embargo en esta ocasión se quería mostrar la presencia tan amplia de posibilidades de servicios y sobre todo invitar a la ciudadanía a visualizar las diferentes alternativas para sumarse el cambio.

 

La propuesta de Mercado Social responde a la necesidad de reforzar los lazos en el propio sector para ampliar el propio consumo interno y cerrar el circuito de servicios entre las personas productoras, ahorradoras, distribuidoras y consumidoras.

 

Para esta ocasión la propia Red de Economía Solidaria de la capital había pedido a Fiare la posibilidad de abrir una Libreta Redes donde los intereses fueran destinados al Mercado Social.  La libreta Redes es un producto de ahorro, que permite destinar los intereses del ahorro a alguna de las entidades que forman parte del convenio. La Feria fue una buena ocasión para lanzar la nueva Libreta, y por lo tanto la ciudadanía a partir de entonces, tiene la posibilidad de colaborar en el desarrollo del Mercado Social, no sólo siendo consumidora o/y productora sino también donando los intereses de su depósito de ahorro..

 

Para más información sobre la Feria consultar aquí.

Fuente: Fiare

Finanzas éticas: dinero al servicio de las personas y del bienestar colectivo.

Las finanzas éticas son aquel conjunto de entidades que, a través de la intermediación financiera (recoger ahorro y dar financiación) intentan hacer una tarea de transformación social en positivo. Cómo lo hacen? Muy sencillo: incorporando criterios éticos a la hora de decidir cuáles son los proyectos, entidades y empresas que se financian con el dinero captado a través del ahorro.

La banca convencional orienta el dinero recogido desde el ahorro a realizar inversiones que le permitan maximizar su beneficio y esto provoca que muchas veces estén financiando empresas empresas que vulneran de forma grave y sistemática los derechos humanos, laborales y medioambientales que generan ingentes beneficios que repercuten positivamente en las cuentas de los bancos y de sus accionistas pero no por el conjunto de la sociedad.

Las finanzas éticas, en cambio, orientan el ahorro recogido hacia la financiación de proyectos que sean viables económicamente pero que, además, aporten un valor añadido en el desarrollo de su actividad. Se centran en financiar proyectos enmarcados en la lógica de la economía social y solidaria, financian empresas productivas que generan valor social, especialmente el sector cooperativo, empresas de inserción social y laboral, proyectos medioambientales, culturales, educativos, el asociacionismo de base y los movimientos sociales. Empresas, entidades y colectivos que orientan su labor a generar impactos positivos para el conjunto de la sociedad.

Pero las finanzas éticas, aparte de las aportaciones directas que hacen con su labor de intermediación financiera, aportan otro valor añadido tanto o más importante que el primero: romper paradigmas.

El papel de los bancos en nuestra sociedad

Seguramente la pregunta que más veces se hace alrededor de las finanzas éticas es aquella que dice: “y esto de banca y ética ya puede ir junto? No es un oxímoron, una contradicción? ”

Esta pregunta nos enseña cómo de fuertes son algunas premisas y / o estructuras mentales en torno al papel que los bancos deben jugar en nuestra sociedad. Nos hemos acostumbrado y hemos normalizado tanto la idea de que los bancos deben perseguir el beneficio económico por encima de todo y de todos que cuando el planteamiento es diferente nos suena a planteamiento irrealizable, a contradicción ya algo que no puede ser viable o que es algo antinatural.

Bien, pues el primero de los paradigmas que rompen las finanzas éticas es precisamente este y nos demuestran que un banco o entidad financiera puede jugar un papel beneficioso para el desarrollo social y humano de una sociedad. Las finanzas éticas entienden la función de intermediación financiera como un servicio que puede ayudar a sacar adelante proyectos que aportan un valor añadido para el conjunto de la sociedad y que contribuyen a que nuestra sociedad y entorno sea un espacio donde mejore el bienestar colectivo.

Los objetivos de las finanzas éticas

Las finanzas éticas también modifican y rompen paradigmas en los objetivos que persiguen. Cuando nos preguntamos cuál es el objetivo de un banco, lo que nos viene a la cabeza enseguida es: “ganar dinero”.

En cambio, las finanzas éticas lo que hacen es convertir en herramientas lo que también nos hemos acostumbrado a que sean objetivos. Recoger ahorro, tener más clientes, generar beneficios, crecer,… no son objetivos. Todo esto son simples herramientas que cuanto más fuertes y potentes sean más bien permitirán a las entidades de finanzas éticas perseguir el verdadero objetivo: una transformación social en positivo. Y como contribuirá? Pues a través del crédito. Las finanzas éticas han entendido que un banco por sí solo no puede transformar la sociedad, sino que son las personas, entidades y empresas que hacen las cosas de manera diferente las que podrán trabajar y guiar a la sociedad hacia este objetivo.

La estructura de propiedad de las entidades financieras

En las finanzas convencionales, los bancos pertenecen a sus accionistas bajo la premisa de “1 acción = 1 voto” y por tanto quien más tiene, más capacidad de decisión acumula. En cambio las finanzas éticas, en la mayoría de sus proyectos, establecen una estructura de propiedad democrática y participativa donde la entidad financiera está en manos de la ciudadanía, las entidades sociales y que se rige bajo la premisa de “1 persona = 1 voto”, independientemente del capital que se posea. Esto provoca un control sobre la gestión de la entidad mucho mayor y provoca que se tomen decisiones de forma colectiva y democrática.

Adicionalmente embargo, estas entidades se dotan de organismos sociales internos conformado por personas y entidades con capacidad de decisión dentro de la entidad financiera, por ejemplo, sobre la concesión de préstamos desde el punto de vista social y económico o sobre la fijación de los distintos tipos de interés o de los productos financieros que se ofrecerán a los socios y/o clientes.

La información: la transparencia

La manera de trabajar la información de las finanzas éticas es radicalmente opuesta a lo que estamos acostumbrados en el sector bancario donde la opacidad lo tiñe todo.

Las finanzas éticas son absolutamente transparentes en referencia a su actividad crediticia y por tanto consiguen, principalmente dos cosas: por una parte, dotar de solidez y coherencia los planteamientos teóricos de las finanzas éticas ya que si se explica que orientará el crédito hacia la generación de valor social, pero luego se esconde, se podría desconfiar de que esto no fuera una estratagema comercial para atraer a un sector de público determinado. Por tanto, para consistencia y por ética, las finanzas éticas informan de los créditos que se conceden, a quien se le conceden y para hacer qué. Por otra parte, la transparencia permite a los ahorradores saber exactamente y de manera clara y sencilla para que se estarán utilizando su dinero y por tanto a qué modelo económico y social estarán ayudando a construir.

Con todo ello, vemos que las finanzas éticas trabajan con otros objetivos y de otra manera. Dan la vuelta al “que” y el “cómo” y eso termina beneficiando a los ahorradores conscientes, los receptores de los préstamos y en definitiva, al conjunto de la sociedad.

¡Ahora se trata de sumarse y construirlo entre todos! 

Fuente: araemprenem

El Ayuntamiento de Azpeitia aprueba integrarse como miembro de la banca ética.

El Consistorio apuesta por Fiare “por ser un proyecto participativo impulsado por los movimientos sociales”

El Ayuntamiento de Azpeitia aprobó en la última sesión plenaria la incorporación del ente local como miembro de Fiare, un proyecto de banca ética, ciudadana y cooperativa cuyo principal objetivo es “canalizar el ahorro de personas y organizaciones al servicio de proyectos de la economía social y solidaria, es decir, de proyectos que trabajen por una realidad más justa”.

El alcalde, Eneko Etxeberria, ha señalado que el Gobierno Municipal comparte los objetivos de Fiare “porque apostamos por un uso ético del dinero y el control sobre nuestros ahorros, y por el compromiso para la apuesta en proyectos sociales y solidarios y no en proyectos que destrocen el medioambiente o apuesten por la especulación”.

Según el alcalde, el Consistorio apuesta por Fiare “por ser un proyecto participativo impulsado por movimientos sociales y por sus características” y anima a la ciudadanía a apostar “por la banca ética, la transparencia y la participación en las entidades financieras”.

Fuente: Economía Solidaria.

Fiare: un banco en manos de la ciudadanía.

La banca ética es una iniciativa que nace de la ciudadanía y la sociedad civil. Es el fruto de las inquietudes de todas aquellas personas comprometidas con el cambio de la realidad social, que trabajan en su día a día para lograr un mundo más justo e igualitario para todos y todas nosotras. La banca ética es la protesta política contra el sistema bancario convencional de todas aquellas personas que estamos hartas de trabajar para un mundo mejor mientras que los bancos invierten nuestros ahorros en actividades dañinas para el medio ambiente y las realidades socio-políticas, tanto del mundo industrializado como, y especialmente, de los países en vías de desarrollo. La banca ética es el logro de todas aquellas personas que hemos decidido afirmar: “Con mi dinero, ¡no!”

Hay muchas iniciativas de banca ética en Europa, iniciativas que han nacido a través del mismo proceso de movilización de la sociedad civil, algunos ejemplos son la Banca Popolare Etica en Italia y la Nef en Francia. En España el proyecto hacía la construcción de una banca ética empieza con la constitución del Proyecto Fiare en 2001. Desde entonces, Fiare trabaja como agente en España de la Italiana Banca Popolare Etica. Desde el primer año, el proyecto Fiare se ha ido expandiendo sobre todo el territorio español a través de la participación del tejido ciudadano y de la campaña de recogida de capital social, que es indispensable para la futura constitución de un banco ético con personalidad jurídica propia en España.

Los principios fundamentales del proyecto Fiare definen la esencia de la revolución de la banca ética.

Crédito al servicio de la justicia social. El proyecto Fiare parte de la convicción de que la intermediación financiera puede ser un instrumento de transformación social y de inclusión de los colectivos excluidos. Los proyectos que se financian por la banca ética pertenecen a cuatro ámbitos específicos. El primero es al ámbito social que incluye proyectos de inclusión, proyectos generadores de empleo y proyectos de la economía social y solidaria. Los demás ámbitos son: medioambiental y de agricultura ecológica, cultural, humanitarios o de cooperación internacional. La banca ética es una manera de canalizar recursos hacía sectores sociales para promover actividades que de otra forma probablemente no tendrían otras fuentes de financiación.

Todo proyecto que pasa por Fiare, pasa un doble proceso de evaluación. La primera parte es una evaluación ética según unos criterios de sobriedad (en sentido anti-consumista), responsabilidad con el entorno social, solidaridad y equidad, entre otros. Solo una vez que haya pasado la evaluación ética, el proyecto pasa a la evaluación de viabilidad económica, y luego recibe financiación. Durante todo el proceso hay una negociación abierta con el solicitante que recibe asesoramiento y consejos para reformular su proyecto en el caso que, de primeras, no tenga las condiciones necesarias para la viabilidad económica.

Ahorro Responsable y Transparencia. La banca convencional utiliza nuestros ahorros para realizar especulaciones que les permiten conseguir el máximo beneficio. La banca ética invierte sólo en proyectos que beneficien el entorno socio-cultural y económico, y ofrece total transparencia sobre los movimientos de dinero y los préstamos concedidos. Todos estos datos están disponibles en la página web del proyecto de modo que tanto los clientes de la banca, como cualquier persona, puedan controlar los movimientos de su dinero y la actuación de la banca.

Ausencia de Animo de Lucro e Interés Común. La finalidad de la banca ética no es obtener el máximo beneficio, sino actuar sin ánimo de lucro, apostando por el interés común, y ganando el mínimo margen que posibilita la sostenibilidad de la estructura. Dicha sostenibilidad es importante porque garantiza la continuidad en el tiempo, pagando un sueldo digno a los empleados, manteniendo la actividad sin depender de financiación externa. Esta independencia de la financiación externa, garantiza que la banca se autogestione libre de presiones políticas o estratégicas ajenas.

Participación. Redes Ciudadanas. Fiare tiene la forma jurídica de cooperativa de crédito, mientras los bancos tradicionales suelen ser sociedades anónimas. En la banca tradicional los accionistas tienen un porcentaje de votos proporcionales a la cantidad de acciones que possen; mientras que los socios de una cooperativa de crédito gestionan el banco a través de una política de “un socio, un voto”, en la que todos los socios tienen el mismo peso y la misma voz, independientemente de su aportación al capital social. Todas las decisiones sobre la futura constitución del banco y su gestión, los proyectos en que va a invertir, son tomadas de manera democrática por los socios. Por otra parte, Fiare se alinea con los objetivos de otros movimientos sociales y trabaja conjuntamente con redes y organizaciones de la sociedad civil que, desde diferentes perspectivas, intervienen en la transformación de la sociedad.

¿Que es Fiare hoy? Actualmente es una entidad bancaria regulada que opera como agente español de Banca Popolare Etica. En la actualidad Fiare ofrece solo dos tipos de productos: productos de ahorro y productos de crédito. Puedes participar en el Proyecto Fiare como cliente, a través de la libreta de ahorro ético, como voluntario aportando tu tiempo a la difusión del proyecto o, si quieres implicarte a un nivel mayor, puedes hacerte socio a título personal (aportando 300 euros de capital social), desde tu asociación sin ánimos de lucro (aportando 600 euros) o desde tu empresa (aportando 1800 euros). Con una de estas acciones puedes ser parte de este ambicioso proyecto que quiere transformar el sistema bancario y dar una alternativa a todas aquellas personas que quieren ver que su dinero sirva de instrumento de transformación social.

Para más información:

www.proyectofiare.com

http://fiarezonacentro.wordpress.com/

http://fiaresur.wordpress.com/

En granada:

Fondo de Solidaridad “Paz y Esperanza”

Músico José Ayala Canto, 4 local izq.

info@fondodesolidaridad.org

Tlf. 958 522 881

Chiara Galli, voluntaria del Proyecto Fiare – Grupo local Fiare Sur en Granada.

Fuente: Revista Criaojos.