• FONDESVA.

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para Emprendimiento Social en Valladolid (FONDESVA) financiado por el Ayuntamiento de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • Fondo de Emprendimiento Social

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para el Emprendimiento Social financiado por la Diputación Provincial de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • De que hablamos

  • Contacto:

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 110 seguidores

  • Anuncios

Presentación de Fiare-Banca Ética en Palencia

1002885_582728431840866_1902809670691067268_n

Presentación del Proyecto FIARE como referente de Banca Ética a los colectivos ciudadanos de Palencia.

Desde el grupo de trabajo de Fiare Palencia queremos invitar a los colectivos ciudadanos de Palencia a conocer este ilusionante proyecto de cooperativa de crédito e informar del estado actual de su integración en Banca Popolare Ética.

Esta reunión informativa se dirige fundamentalmente a las entidades que forman parte de la Economía Social, cooperativas, sociedades laborales, ONG y empresas de iniciativa social, y, en general, a todos aquellos interesados en unas finanzas y seguros más éticos y responsables.

El proyecto Fiare se encuentra en la última fase de su integración en la cooperativa de crédito Banca Popolare Ética de la que ha sido agente desde 2005, lo que posibilitará ofrecer servicios bancarios como cuentas corrientes y tarjetas de débito a partir del último trimestre de este año. Fiare cuenta con 4.900 personas socias y más de 4,7 millones de euros en capital social y ha financiado proyectos por valor de 28 millones de euros. Los principales ámbitos de financiación son proyectos vinculados con la inserción social y laboral de personas, en el campo de los valores y la educación, la agroecología, el comercio justo y la cooperación norte-sur.

Tras la presentación del proyecto e información al respecto habrá un pequeño coloquio abierto a todos los asistentes.

Martes 20 de mayo, 20 h.

CEAS BARRIO DEL CARMEN, Calle Santa María de la Cabeza, 23

Anuncios

«En setiembre de 2014 estará operativa la Banca Ética en Bilbao»

Diez años de recorrido han abierto las puertas para que la Banca Ética Fiare, integrada en la Banca Ética Popolare de Italia, empiece en 2014 a operar en el Estado español como una cooperativa de crédito más. En Bilbo, abrirá en setiembre de 2014 y «llegaremos hasta donde quiera la ciudadanía».

«Empezamos a trabajar en este proyecto en 2000, 2001 y 2002 en plena expansión económica. Nadie ponía en duda el modelo de cajas ni nadie veía fragilidad en el modelo cooperativo. Pero rascabas un poco y eso no era verdad, como se ha demostrado»

¿Qué balance realiza de este año que finaliza para Banca Ética Fiare?

2013 es una fase de cierre para Fiare. En nuestra historia hablaremos de un antes y un después de 2013, sin duda. Este año ha supuesto la culminación de la fase de articulación sociopolítica del proyecto. Le dimos prioridad para crear una red ciudadana comprometida con otro modelo de hacer banca. Y ese proceso venía de una operativa incipiente de lo que queremos ser: una entidad de crédito.

¿A nivel financiero y económico, han mejorado?

Vamos a cerrar este año, otra vez, con dobles dígitos de crecimiento. Acabaremos con más de 40 millones de ahorro, lo que implica una subida cercana al 20%. Con casi 36 millones en préstamos aprobados, de los que 5,5 millones se han conseguido este año, que suponen una subida del 15%.  Hay que ponerlo en valor en el contexto en el que estamos y al mercado al que vamos, que son organizaciones con extremadas dificultades para acceder al crédito. Esta fase la hemos completado con éxito.

¿Comenzarán a operar como una entidad de crédito en 2014?

En 2014 comenzaremos a operar como una herramienta de crédito establecida, como una herramienta financiera, por tanto con todas las posibilidades de ir ofreciendo productos y servicios habituales que demanda la ciudadanía para ir convirtiéndonos en un alternativa de transferencia de consumo o de consumo responsable de productos financieros.

¿La amplia base social de este proyecto es parte del éxito?

Así es. Nos hemos acercado a un nivel muy importante de articulación social con una implantación en todo el Estado español con más de 230 grupos de implantación local, que vinculan a casi 5.000 personas y organizaciones, y totalizan casi 5 millones de euros de capital social. Esta estructura básica nos parece muy potente a nivel social, aunque en términos bancarios es pequeña. Esta parte no nos preocupa porque estamos intentando construir circuitos de ciudadanía, circuitos económicos de alternativa. Desde ese punto de vista, nos permitirá afrontar la siguiente fase.

¿Cuál es esa nueva fase?

Integrar los proyectos de la italiana Banca Etica Popolare y Fiare. Esa integración, que cuenta con luz verde del Banco de Italia y se ha informado al Banco España, empezamos a desarrollar y a implantarnos como entidad financiera, como una cooperativa de crédito.

¿Ha habido problemas con los bancos ante la situación actual de máximo control?

Tanto Fiare como Banco Popolare, los dos socios, hemos tenido mucho cuidado desde el principio en tener adecuadamente informadas a nuestras respectivas entidades de supervisión, que conocieran los detalles del proyecto, que supieran cuál era nuestra gestión del riesgo, nuestra manera de construirlo. Ya hemos sido inspeccionados, en el Estado español y en Italia varias veces. De esta forma, lo único que tuvimos que asegurar es que el plan de viabilidad económico era razonable. Diría que es conservador. A poco que mejore un poco, avanzaremos en esas cifras iniciales, que en términos generales supondría duplicar volumen en tres años, tanto en ahorro como en crédito. Creemos que con la oportunidad que tenemos, además, de ofertar cuentas corrientes, tarjetas, banca internet, con el trabajo cultural que hemos hecho y la aportación de legitimidad no debería ser difícil lograr esos objetivos que nos hemos marcado.

¿Cuándo será realidad abrir una cartilla o tener una tarjeta de crédito de Banca Ética?

Nuestro objetivo es setiembre de 2014. Se iniciarán las operaciones en la oficina de Bilbao. Es un proceso. Tenemos que implementar el sistema informático, adecuar las oficinas, etc. En setiembre nuestra sede de Santa María en el Casco Viejo será una oficina financiera, con cuentas corrientes, tarjetas y banca por internet.

En el resto, ¿para cuándo?

Progresivamente. Tendremos actividad en Madrid y en Barcelona. También queremos explotar la perspectiva de lo que se puede entender como promotor financiero, banquero ambulante, bajo una estructura que se apoye en la extensa red de grupos de apoyo local. Tiene connotaciones legales que habrá que respetar. Pero tenemos 20 puntos permanentes en el Estado español con asociados que se reúnen de forma regular. Desde las que se fijan tareas para ayudar a la sucursal.

Diez años han pasado rápido, ¿parece que va lento?

El espacio de las alternativas, de los movimientos sociales comprometidos con una transformación social y desde la perspectiva de la justicia, tiende a amortizar rápidamente los logros y está siempre ansiando ese horizonte de transformación social justa que por su propia definición es inalcanzable. Buscamos la utopía, que es lo que queremos hacer. Esto nos mantiene en una tensión, que no siempre genera dinámicas ni son buenas, porque tenemos la sensación de que vamos demasiado lentos o que queda mucho por hacer y todo esto es valorativo.

¿Siempre va a quedar mucho por hacer en esta estrategia?

Siempre va a quedar mucho por hacer, pero hacemos, y hacemos mucho. Hay mucha gente que nos dice que si en esta fase cero habéis tardado diez años, ¿cuándo llegaremos? Hemos articulado una red densa jurídicamente vinculada y además socialmente comprometida, muy activa con miles de personas y organizaciones en el Estado permanentes y estables. Hacen tareas de incidencia, sensibilización, culturales. Es mucho andar. Miramos atrás, deberíamos reconocer que se ha hecho muchísimo trabajo, y bien hecho.

Una década y fíjese lo que ha ocurrido con el sistema financiero.

Cuidado con los coyunturalismos. Fiare empezó a pensar en este proyecto alternativo cuando no había ni rastro de la crisis. Hablamos de 2000, 2001 y 2002. Nadie ponía en duda el modelo de cajas, a nadie le parecía que podría tener alguna fragilidad o riesgo el modelo cooperativo. No había nada de eso. Solo bonanza. Lo cierto es que rascabas un poco, y eso no era verdad. Había desigualdades. Teníamos una bomba de relojería dentro del sistema que iba a estallar.
Lamentablemente, eso ha ocurrido, pero en esta crisis. La propuesta de Fiare no es una propuesta vinculada a esta crisis, sino que a raíz de esta crisis seguramente se puede poner en valor o hay más gente que la ponga en valor. Pero la propuesta de hacer las cosas de otra manera en la economía tiene pertinencia. Tiene el mismo valor en 2014 que en 2002.

Pero, estemos en crisis o no, las cajas y bancos no discuten ese modelo que practican.

Los agentes económicos desde la globalización económica, y eso no ha pasado en el 2008 con la quiebra de Lehman Brothers, la globalización ha sido mucho más eficaz en la esfera económica y, por lo tanto, los agentes económicos, los grandes poderes económicos y transnacionales globales tienen círculos de poder y control de cómo se están articulando nuestras sociedades, que no están solo vinculadas a la crisis. La crisis es una consecuencia del desmedido poder de los agentes económicos , de la fragilidad de los estados locales, de la inexistencia de gobiernos regionales y mundiales, y, por tanto, es un toque de atención.

¿Qué lecciones podemos extraer entonces?

Lecciones no solo económicas, sino también políticas. Lecciones que ponen en valor los circuitos locales económicos y de empoderamiento local, regional. Son elementos con los que Fiare va a dialogar con frescura en todo momento.

Habla de poder local, pero los bancos están empeñados en concentrar más su poder, ser más grandes y poderosos entre unos pocos. ¿Qué piensa?

Las tendencias inherentes a los procesos económicos son la acumulación de poder, de lobby, y buscan establecer normativas favorables que permitan crecimiento y empoderamiento de sus estructuras.

Se menciona que van a quedar pocos bancos y en pocas manos.

El escenario parece que es de este tipo. Pero es un reto político, no nos olvidemos. De ese escenario parece que no nos podemos salir. No se le puede exigir a Fiare transformar esa situación. No, requiere compromiso de las administraciones y de la actuación política en modelos de renovación de la democracia.

¿Las administraciones y los políticos están comprometidos?

Veo que no todo está dado en la esfera política. Se pueden hacer las cosas de una manera o de otra. A mí no me vale el discurso de que como son los poderes económicos los que tienen el control, la democracias se están debilitando y los políticos no tienen nada que hacer; que da igual uno que otro. No estoy de acuerdo. El modelo de circuitos cortos, agregados de una u otra forma, puede valer como contrapeso a los grande grupos transnacionales. Y las agregaciones de poder en la esfera económica, se pueden aplicar también en la esfera política.

«La nueva ley de Cajas de Ahorro y Fundaciones aprobada en Madrid supone la muerte de las cajas»
¿Qué supone para usted la nueva ley de Cajas de Ahorro y Fundaciones?

La muerte de las cajas ya.

¿Se habían desviado de ese camino desde hace unos años?

Si, más pegado a la comunidad. Pero eso no desacredita el modelo, sino a sus gestores. Nos enseña y nos vuelve a recordar, como el ejemplo de Fagor y otros, que el modelo no te defiende contra problemas de gestión y contra estrategias de crecimiento mal desarrolladas y diseñadas. Hay un reto que hay que atender como creces manteniendo la entidad. Perdemos, de momento, pero convendría que rescatásemos cuanto antes, lo que en este país siempre ha crecido, es decir gentes, personas e instituciones que han entendido que la intermediación financiera es un bien que debe dedicarse a la comunidad. Siempre lo ha habido. Hay mucha gente que añora eso. Es necesario gente que promueva, que siga habiendo instituciones financieras orientadas al desarrollo de la comunidad, del bien común. A nivel de país, no sé si quedan en estos momentos.

¿Las cooperativas se han tambaleado?

Es muy demagógico poner en juicio el modelo cooperativo en su conjunto por la experiencia de Fagor Electrodomésticos. Sería como revisar el modelo de las sociedades anónimas o los grupos transnacionales por la quiebra de Lehman Brothers. Sí demuestra determinadas derivas del modelo cooperativo como la pérdida de identidad y de principios inspiradores, lo genuino. El modelo cooperativo no te preserva de errores de gestión, de estrategias de crecimiento desenfocadas.

¿Si se apuesta por el gigantismo se debe saber que todo no se puede abarcar?

Es así. Una cosa es atender a factores de escala y otra, que cualquier crecimiento es bueno. Esa estrategia es la que se ha mostrado equivocada y nos ha llevado al problema. Esas derivas de los mercados hay que frenarlas con normativa y supervisión política que emule el bien común. El mercado del petróleo está regulado e intervenido. El mercado laboral se liberaliza. No cabe.

Fuente: Economía Solidaria

Crisis, economía solidaria y finanzas éticas.

Desde distintos ámbitos, se ha incidido en que las finanzas éticas no son un fin en sí mismo, si no una herramienta para transformar la sociedad en base a los planteamientos de la economía social y solidaria. Su función debe ser suministrar financiación a las entidades de economía social y solidaria para que puedan llevar a cabo sus proyectos, y eso deben hacerlo con planteamientos mutualistas y cooperativistas, innovando, sin copiar miméticamente el funcionamiento de los bancos o las sociedades financieras mercantiles convencionales.

En un contexto de recesión económica generalizada y de profundos recortes en el Estado del Bienestar que afectan también a la economía solidaria, ¿qué papel deben jugar las finanzas éticas? El que juegan las entidades financieras convencionales está claro: cerrar el grifo del crédito y encarecer y endurecer las condiciones de sus servicios. El de las finanzas éticas debe ser justamente el contrario: mantener y potenciar sus servicios financieros para dar respuesta a las necesidades financieras de las entidades de economía social y solidaria. A pesar de las dificultades económicas que atenazan a estas entidades, las finanzas alternativas deben seguir aumentando la concesión de préstamos para evitar que la falta de financiación acentúe su fragilidad. Por otra parte, ante el crecimiento exponencial del paro y el inmenso descrédito de los modelos económicos capitalistas, tenemos la oportunidad de promover nuevos proyectos cooperativos y de economía social y solidaria que creen puestos de trabajo, de manera que den respuesta a una necesidad acuciante (la falta de empleo), pero que también contribuyan a articular una realidad económica alternativa. Las finanzas éticas deben contribuir a este objetivo priorizando los préstamos para financiar inversiones y la puesta en marcha de nuevos proyectos.

Todo ello, obviamente, comporta asumir riesgos. Las finanzas éticas no deben rehuir este riesgo, si no afrontarlo y, a la vez, garantizar al máximo los ahorros de las personas que han confiado en ellas. Se trata de un equilibrio difícil, que sólo puede mantenerse si se desarrollan fórmulas de implicación social y se aplican modelos cooperativos, mutualistas y de intercooperación. Las fórmulas son variadas y ninguna de ellas por si sola es suficiente: hay que combinar varias con imaginación y flexibilidad. Por una parte, es importante aumentar el capital social de las entidades de finanzas alternativas de forma muy capilar para implicar al máximo de personas posible. Así aumentarán sus fondos propios y, en consecuencia, podrán conceder más préstamos. Y la capilaridad garantiza que nadie pueda adoptar posiciones de control y que, en la medida que el capital social está muy repartido, también se distribuye el riesgo que asume toda persona o entidad que efectúa aportaciones al capital social.

 Por otra parte, se pueden aplicar fórmulas mutualistas a las garantías que se piden a las entidades que solicitan préstamos, como por ejemplo el sistema de avales personales mancomunados. Si una entidad social pide un préstamo para hacer una inversión, consiste en pedir a sus miembros y a su base social que avalen el préstamo mediante la firma de un documento en el que cada persona se compromete a retornar una determinada cantidad (nunca la totalidad del préstamo) en el caso de que la cooperativa no pueda hacerlo. Este documento es un compromiso asumido por cada persona, y no implica desembolsar dinero ni aportar o pignorar propiedades como garantía. Se trata de buscar que la entidad que pide el préstamo aporte el máximo de avales. Este sistema de avales refuerza los lazos de ayuda mutua y de solidaridad, y cuando se aplican son un revulsivo que amplia y refuerza la red de personas y entidades vinculadas al proyecto que recibe el préstamo. Asimismo, permite superar la paradoja de que sólo los proyectos que cuentan con patrimonio o dinero (o personas adineradas que las avalen) puedan acceder al crédito.

Por último, hay que potenciar la intercooperación y la generación de sinergias entre todas las entidades interesadas en potenciar la economía solidaria y el cooperativismo para compartir riesgos, cada una desde su ámbito de actuación: bancos éticos, cooperativas de crédito, cooperativas de servicios financieros, sociedades de garantía recíproca, fundaciones de promoción de la economía social y solidaria, administraciones locales, etc. Si estamos de acuerdo en que debemos hacer todo lo posible para evitar que entidades y proyectos de economía social y solidaria viables fracasen por problemas de financiación, debemos tratar de aunar esfuerzos y compartir (o mutualizar) los riesgos que comporta toda concesión de préstamos.

En momentos difíciles como el actual es cuando se debe visualizar, en la práctica, la razón de ser de las finanzas éticas: suministrar, de forma colectiva y cooperativa, financiación a entidades de la economía solidaria que contribuyan a transformar la sociedad.

Raimon Gassiot, coordinador adjunto de Coop57

Fuente: Blog Idearia

Unir sueños compartidos en un proyecto común.

Nuestra historia, tanto la de Fiare como la de Banca Popolare Etica, recordará el año 2012 como aquel en el que se puso en marcha nuestro proceso de integración. Un proceso que se comenzó a fraguar cuando hace más de ocho años iniciamos los contactos entre ambas organizaciones y que ha desembocado en la incorporación, a finales de este año, de los primeros 288 socios de Fiare en la cooperativa de Crédito de Banca Ética, aportando un capital superior a los 800.000 euros.

Durante este año, el avance del proceso ha estado jalonado de muchos encuentros de un gran significado. La Asamblea de personas y organizaciones socias de Fiare en Rivas en Abril supuso el respaldo definitivo de la base social de Fiare a este proceso. Un mes  después, en la Asamblea de Banca Popolare Ética en Roma se aprobaron de forma casi unánime las modificaciones necesarias en su Reglamento Electoral para que la integración pudiera realizarse. Desde ese momento, las personas responsables de las diferentes áreas hemos ido manteniendo una intensa labor orientada a ir desarrollando las múltiples tareas que un proceso de este tipo exige para proyectos como los nuestros.

En este camino, ha sido especialmente significativo el “encuentro de la Red” (como lo llamamos en Italia), que tuvo lugar en Rimini en Diciembre. Acudimos personas socias, trabajadoras, organizaciones fundadoras, miembros de los órganos de gobierno, de los comités de ética y de las diferentes estructuras de participación. El “Área Fiare”, cada vez más integrada en esta dinámica, aportó un buen número de asistentes. La idea fuerza del encuentro era muy sugerente: ¿qué queremos ser de mayores? Se planteaba abiertamente el reto que siempre supone articular desarrollos organizacionales y que, en nuestro caso, incluye una aventura nunca antes explorada: la creación de un germen de implantación europea de una Cooperativa de Crédito de Banca Ética.

Debatimos sobre cuestiones esenciales para nosotros, como son el reto de mantener la participación y la identidad, el lugar del crédito en estos tiempos, el significado y características del capital social, el papel de la mujer o nuestro rostro y presencia pública como “comunidad de acción”. De vuelta de Rimini, “zafarrancho” en toda el Área Fiare para el proceso de compra de participaciones de la Cooperativa. Un trabajo agotador y tremendamente ilusionante, que ha implicado a mucha de nuestra gente. Entre todas ellas, merecen un especial recuerdo los banqueros ambulantes que se desplazaron desde Italia para asegurar que se ofrecía una información completa y veraz sobre todos los detalles de la inversión que cada una de las personas y organizaciones socias de Fiare iba a realizar. Más de diez sesiones, cada una de ellas de profundo significado, que recordaremos siempre.

Empezamos así oficialmente la activación de la base cooperativa de Fiare en el marco de la Cooperativa de Crédito de Banca Ética, poniendo en marcha la creación de todas las estructuras que persiguen mantener una alta participación desde el nivel local. Comenzamos así la creación de las circunscripciones, la elección de los grupos locales y sus coordinadores que culmina con la elección de los referentes de zona en Rivas en Marzo de 2013.

Mientras tanto, las tareas relacionadas con las dimensiones operativa y legal del proceso han seguido avanzando, decidiendo aspectos como la estructura de oficinas, el sistema informático, las adaptaciones normativas y la presentación de las documentaciones  correspondientes a las entidades de vigilancia. Tareas en las hemos tenido que ir debatiendo sobre cuestiones muy concretas, y en las que el compromiso, la profesionalidad, la flexibilidad y la cooperación han sido los valores dominantes.

Todos sabemos que queda mucho trabajo por hacer. Tenemos la mirada puesta en el año 2013, en el que nuestra cooperativa de crédito de banca ética irá sentando las bases para establecerse en el área Fiare con más productos y servicios. Un establecimiento que permita seguir incorporando personas y organizaciones que quieran compartir con nosotros un proyecto de alternativa cada vez más necesario. Las Asambleas de Rivas en Marzo y de Florencia en Mayo van a ser momentos muy intensos, en los que volveremos a encontrarnos cientos de personas de esa red densa de capital social de ámbito europeo que estamos construyendo. “Cambiemos las finanzas para cambiar el mundo” dice el slogan de la campaña que hemos lanzado en Italia y que ha recogido miles de firmas. Un buen desafío ¿no os parece?

Ugo Biggeri y Peru Sasia

Memoria Fiare 2012.pdf

LA BANCA ÉTICA.

¿Sin respuestas ante el caos del mundo financiero? Con ustedes, La Banca Ética.

Que el mundo de la economía y las finanzas copa las noticias y hasta los comentarios cotidianos, ya no sorprende a nadie. Casi incluso, se está sustituyendo aquella conversación mecánica de cortesía en el ascensor de, “parece que va a llover”, por un, “qué mal está todo, ¿verdad?” Y es que nos ha invadido una sensación de fatalismo, de derrota; de pensar que, no sólo va todo cada vez peor, sino que poco o nada puede hacerse al respecto.

Sin entrar a valorar en detalle la difícil realidad que cada vez más gente está sufriendo en sus propias carnes y en su entorno próximo, yo soy de los que se apuntan a cambiar la pregunta de, “¿ahora qué va a pasar?”, por la de, “¿y yo qué puedo hacer?” Cada vez más fuertemente percibo que las claves no van a estar tanto en abominar y detestar lo que no nos gusta, sino en ir haciendo otras cosas, creando nuevos paradigmas, uniéndonos a las nuevas ideas… no sólo por una cuestión de idealismo barato, sino incluso, por pragmatismo: las energías que malgastaría inútilmente en despotricar, maldecir a los culpables de todo esto (curiosamente siempre son otros), y sentir que todo parece en mi contra, seguramente estarían mejor canalizadas y conseguirían un mejor rendimiento, empleadas en clave creadora.

Pero claro, lo que acabo de argumentar puede quedar como parte de un bonito discurso positivista, con recursos retóricos interesantes, útiles para la práctica de la oratoria, pero poco más. El pragmatismo al que también he hecho alusión me pide “dejar a tierra” y argumentar desde lo concreto. Así que vamos a intentarlo.

En primer lugar, habría que analizar si hay ya ideas a las que sumarse; si hay gente que ya está haciendo algo concreto y tangible por cambiar las cosas en este difícil terreno de la economía. Buscando un poco, nos encontramos con varios tipos de iniciativas existentes y totalmente reales:

· Banca Ética

· Redes locales de trueque e intercambio y Bancos del Tiempo

· Economía del Bien Común

Vamos entonces, a ver un poco más de cerca estos campos de acción. En el presente artículo, nos centraremos en el apartado: “Banca Ética”. Más adelante nos ocuparemos de los otros dos apartados.

Podemos decir que se trata de bancos o entidades financieras que realizan esta labor desde unos planteamientos “éticos”. Lo que les lleva en lo concreto a invertir su dinero únicamente en proyectos que suponen un interés en lo social, ecológico, cultural, etc., y no solamente dependiendo de su viabilidad económica. Cada vez hay más gente que considera como una opción ética, responsable con su mundo, y hasta interesante a nivel particular, tener su dinero en este tipo de banca, y no en la convencional.

Para muchos, este concepto de Banca Ética encierra una contradicción en sí mismo; algo así como “inteligencia militar”, “guerra por la paz”, etc. No son pocos los escépticos que ven en estas entidades únicamente una “cuestión de imagen”. El escepticismo nos puede llevar fácilmente a un planteamiento dualista del tipo de, “si no es perfecto, no sirve”. Lo siento, pero no conecto con esta idea del todo o nada; la considero uno de los mayores obstáculos que podemos encontrarnos de cara a la construcción de alternativas en cualquier terreno. Lo cierto es que, a día de hoy, en el mundo occidental desarrollado, que no olvidemos es el nuestro, la inmensa mayoría de nosotros operamos con algún banco, unos en mayor y otros en menor medida. Lo más fácil es decir algo que muchas veces he escuchado: “Como la Banca Ética es imperfecta, yo sigo operando con mi banco de siempre; cuando evolucionen, que me avisen”.

Sigamos profundizando entonces, en lo concreto, como mejor antídoto contra la especulación mental y lingüística. En Europa existen, desde hace ya unos años, varias entidades de Banca Ética. En España opera, desde hace ya varios años también, Triodos Bank. Es un banco casi como cualquier otro: es decir, puede ofrecernos servicios bancarios habituales (tarjetas, domiciliaciones, recibos, etc.), aunque no cubre el servicio de créditos personales (recordemos que sólo presta o invierte para proyectos con un interés social, ecológico, dentro de sus baremos). Cuenta actualmente con 13 oficinas físicas de atención al cliente, repartidas por la geografía española (no se trata de un experimento de banca virtual). No cotiza en Bolsa. Es decir; se trata de un banco con filosofía de empresa, que puede demostrar que es posible tener un negocio rentable en el mundo de lo financiero, que al mismo tiempo respete la ética y que aporte algo positivo al desarrollo social de su entorno.

Para quienes quieren algo que surja desde abajo, desde la iniciativa ciudadana participativa, también existen alternativas. El “producto estrella” es, sin duda, el Proyecto Fiare.

Fiare es, como ellos mismos se definen, “una red de personas y organizaciones con vocación de crear alternativas dentro del mercado financiero para construir una economía con otros valores al servicio de una sociedad más justa.”.Y al propio tiempo, “una empresa que opera en España como agente de Banca Popolare Etica, S. Coop. (cooperativa italiana con larga tradición en el mundo financiero, con estructura “de abajo hacia arriba” y con ausencia de ánimo de lucro)”.

Fiare está todavía en proceso de construcción, pero ya en un nivel muy avanzado. Ya es posible suscribir libretas de ahorro y depósitos a plazo; aunque todavía tendremos que esperar para realizar las operaciones más habituales, como domiciliar recibos, hacer transferencias y utilizar tarjetas. Sí, es posible, para personas jurídicas (empresas, organizaciones, entidades, etc.) utilizar cuentas corrientes, bajo determinadas condiciones. En el momento actual, se está reuniendo la cantidad de Capital Social requerida por el Banco de España para constituir una entidad bancaria a todos los efectos, y al mismo tiempo, se profundiza en la coordinación con Banca Popolare Etica italiana. También van surgiendo más asambleas locales por toda España, con presencia de grupos locales de Fiare, repartidas por la mayor parte del territorio. Cuando todo este proceso de formación pueda darse por finalizado, será posible funcionar con Fiare, prácticamente como con cualquier otro banco; pero con la estructura social y objetivos que lo definen y caracterizan.

También podemos hablar de Coop57. Es básicamente una red de entidades, ONG y empresas del tercer sector, que buscan ser parte de una red de financiación propia para todas las organizaciones socias. Es una cooperativa de crédito que se nutre fundamentalmente de las aportaciones de estas entidades que la componen; si bien también hay espacio a la participación de personas individuales. Actualmente operan en un ámbito territorial algo más limitado que Triodos y Fiare.

A día de hoy, Coop57 y Fiare, si bien son proyectos diferenciados y con objetivos y estrategias propias, tienen establecidos convenios de colaboración y se consideran proyectos complementarios. Coop57 participa en el desarrollo del Proyecto Fiare, y éste ofrece préstamos en condiciones especiales a las entidades que componen Coop57.

Podríamos encontrar más proyectos en esta línea; pero los mencionados nos han parecido los más representativos para ser presentados en un artículo que no pretende ser un dossier detallado ni una tesis doctoral, sino un material accesible al público general.

Como vemos, existe un espacio en el que mucha gente, en lugar de quejarse por la situación del mundo financiero actual, ha decidido ponerse en marcha para crear nuevas estructuras. Pueden ser imperfectas y necesitar, aún, cierto recorrido. Tampoco están libres de las contradicciones que el mundo del dinero puede generar; pero lo cierto es que es una voluntad real, puesta en marcha, con hechos tangibles y concretos. Podemos optar por seguir hablando de todo esto en las tertulias, insistiendo en lo malos que son otros, o podemos ponernos en marcha y conectar con alguna de estas iniciativas. Los antiguos decían que “la unión hace la fuerza”. ¿Ha quedado sin sentido esta frase hoy día? Sigo pensando que no es así, afortunadamente. Y en este tema, podemos contribuir a demostrarlo, en algo concreto y real, en algo que afecta a nuestro día a día, sin miedo a las contradicciones y superando la trampa del “todo o nada”.

¿Se siente con fuerzas para pasar del discurso a la acción concreta? No digo que sea fácil, pero nuestro sufrido planeta Tierra celebrará que así sea.

Links de contacto:

Fuente: Serendipity in the way.

FIARE: el camino hacia la cooperativ​a de crédito.

Desde esta web llevo años animando la cooperativa de crédito FIARE. De lo que conozco, es lo que se aproxima más a mi concepción de una banca ética al servicio de una sociedad más justa y solidaria. He tratado con varios de sus colaboradores y merecen mi confianza. Por lo tanto, y mientras esto siga así, contarán con mi apoyo personal.

Las noticias de la cooperativa de crédito Banca Popolare Etica (BpE) me llegan con cierta regularidad. Entre los días 26 de noviembre y 5 de diciembre se está llevando a cabo la incorporación de 250 personas físicas y de 50 entidades. Esta ampliación  supone un avance decisivo para el proyecto FIARE, que –como ya he informado en anteriores ocasiones- viene operando, desde octubre de 2005, como agente financiero de la citada entidad italiana en España.

Desde el punto de vista económico la operación supone la aportación de unos 800.000 euros de capital social, dinero que permitirá aumentar la actividad de concesión de créditos a entidades de la economía solidaria para llevar a cabo proyectos que apoyan la inclusión social de los más desfavorecidos.

La citada incorporación de 300 personas, físicas o jurídicas, se está materializando con todos los requisitos formales necesarios, en las siguientes ciudades: Valladolid, Bilbao, Vitoria, San Sebastián, Pamplona, Santiago Compostela, Madrid, Granada, Córdoba, Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca.

Durante el primer semestre del 2.013 se completará el proceso de incorporación a la cooperativa de crédito de otras 3.000 personas físicas o jurídicas que ya han aportado también capital social para hacerse socios de la cooperativa de crédito FIARE – BpE.

El proyecto FIARE se viene impulsando desde diversos ámbitos de la ‘indignación’ ciudadana para construir una herramienta de intermediación financiera que permita dirigir el ahorro de personas, familias y organizaciones, hacia proyectos que suponen una transformación de nuestra sociedad. Se rescata el valor social del dinero y de la actividad económica, poniéndolos al servicio de un mundo más justo, humano y sostenible.

Más información en: Fiare Castilla y León.

Red territorial de Fiare.

Un ecologista en El Bierzo.

Fuente: Ecobierzo.