• FONDESVA.

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para Emprendimiento Social en Valladolid (FONDESVA) financiado por el Ayuntamiento de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • Fondo de Emprendimiento Social

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para el Emprendimiento Social financiado por la Diputación Provincial de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • De que hablamos

  • Contacto:

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 110 seguidores

  • Anuncios

Banca ética: otro banco es posible.

¿Alguna vez te has preguntado qué hace el banco con tus ahorros? ¿En qué invierte tu dinero? ¿Qué tipo de empresas apoya? En pleno derrumbe financiero y en medio de una tremenda crisis de confianza en el sistema, una nueva forma de entender la economía se abre camino y ofrece una alternativa sólida a la especulación y a la competencia feroz. La banca ética invierte en economía real, y apoya proyectos comprometidos con la sociedad, la cultura y el medio ambiente.

Muchas personas se preocupan por tomar actitudes ecológicas, son solidarias y dedican parte de su tiempo a colaborar con ONGs y asociaciones ciudadanas. Mientras tanto, su dinero está en manos de bancos que invierten en empresas socialmente irresponsables y que favorecen el comercio de armas y la especulación inmobiliaria.

Las entidades financieras, por ejemplo, participan en el negocio armamentístico de diferentes formas: adquieren acciones, financian las exportaciones y conceden créditos y préstamos a las empresas de armamento. De este modo, los bancos no solo son cómplices, sino que sin su apoyo financiero el negocio de armas sería prácticamente inviable. La plataforma Banca Armada, formada por el Centro de Estudios por la Paz, Setem y el Observatorio de la Deuda en la Globalización, promueve acciones de sensibilización y denuncia y emite informes periódicos que identifican a los bancos que colaboran con la producción de armas.

decides a quién apoyas con tu dinero

Aunque no lo parezca, y más en estos tiempos, las palabras `banca´ y ética´ no son términos incompatibles. Un banco puede invertir el dinero de sus clientes en proyectos y empresas que respeten el medio ambiente, fomenten la dignidad laboral de sus trabajadores y mejoren la calidad de vida de las personas. Cuando, en lugar de a una compañía de fabricación de armas, un banco decide conceder un crédito a una empresa que comercializa productos ecológicos y da empleo a personas en riesgo de exclusión social, esta entidad hace una elección ética. Y este banco, al igual que las personas que depositan sus ahorros en él, está apostando por la paz, por la conservación del medio ambiente y por el respeto a las personas. Este banco está construyendo una sociedad distinta, quizá la sociedad con la que muchos de nosotros soñamos.

¡Quiero cambiarme a la banca ética!

Una de las entidades de banca ética más consolidadas en Europa es Triodos Bank, que nació en Holanda en los años 60 y opera en nuestro país desde 2004. Tiene oficinas en numerosas ciudades españolas y se pueden realizar todas las gestiones a través de Internet y por teléfono. La mayoría de sus cuentas ofrecen la posibilidad de donar todos o parte de los intereses a diferentes organizaciones sociales.

El proyecto Fiare va un poco más allá e incorpora principios de horizontalidad en su organización. Así, cada persona es un voto, y todo el mundo tiene el mismo peso en la toma de decisiones, sin importar la cantidad de dinero que haya invertido en el proyecto. De momento, Fiare aún no tiene ficha bancaria y funciona como cooperativa de crédito. Sin embargo, a partir del 2013, el grupo se integrará en Banca Popolare Ética para formar la primera cooperativa de banca ética internacional. Esto permitirá a la iniciativa funcionar como un banco más dentro de España, que tendrá oficinas en Bilbao, Barcelona y Madrid. También operará a través de Internet y ofrecerá los productos habituales: libretas, cuentas corrientes, tarjetas, domiciliaciones y concesión de créditos.

Proyectos financiados: medio ambiente, cultura e integración social

Nova Feina es una asociación valenciana que ofrece servicios de información, orientación laboral y acompañamiento en el empleo a personas en riesgo de exclusión social como mayores de 45 años, parados de larga duración y jóvenes. Fiare les ha concedido un préstamo para que puedan continuar con esta labor que, en estos momentos, es más necesaria que nunca. Otro grupo al que apoya Fiare es Iniciativas de Economía Alternativa y Solidaria (IDEAS), una cooperativa andaluza que promueve el comercio justo y desarrolla actividades de sensibilización en España.

Uno de los proyectos financiados recientemente por Triodos Bank es el Club Deportivo de Baloncesto en Silla de Ruedas de Bilbao, que cuenta con un equipo y una escuela de baloncesto que pretende introducir a niños con discapacidad física en el mundo del deporte. La entidad también apoya numerosos proyectos relacionados con el medio ambiente como por ejemplo Agrecoastur, que comercializa zumo de manzana de variedades asturianas, mermeladas, salsas, conservas, frutas y hortalizas de varios productores ecológicos.

La cultura también tiene cabida en el mundo de la banca ética. La asociación Dédalus Cine está formada por un grupo de profesionales del cine, el teatro, el periodismo y la publicidad que organiza el Festival de Cine de Albacete Abycina, la Muestra de Cine Mujer de Albacete, así como diversos programas para fomentar la cultura del cortometraje entre los más jóvenes.

La alternativa en época de crisis

En contraste con el actual desplome financiero, la banca ética aumentó un 54% sus depósitos a lo largo de 2011, según indica el barómetro realizado por la asociación Financiación Ética y Solidaria. “Empezamos en el 2001 diciendo que íbamos a montar una alternativa financiera”, explica Perú Sasia, director de Banca Ética Fiare, en una entrevista para REAS (Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria). “Entonces, nos preguntaban qué tenía de malo el sistema financiero vigente. Empezamos a construir otra cultura con la que estamos predicando otro enfoque distinto, pero la gente no quería ver lo que pasaba. Ahora resulta más fácil explicar eso en plena crisis, porque los bancos han sido sus protagonistas directos”.

En 2011, Triodos Bank duplicó sus clientes y obtuvo un beneficio neto más del 50% superior al del año anterior. “Nuestro éxito no es cuestión de suerte ni de fórmulas secretas”, explica Esteban Barroso, director general de Triodos Bank, en el último boletín de la entidad. “Se debe a nuestra propuesta de valor, basada en la financiación directa a empresas y proyectos de la economía real”. Y es que, actualmente, los bancos con valores son más rentables. Según el último informe emitido por la Alianza Global por una Banca con Valores, que compara los resultados obtenidos entre 2007 y 2010 por 17 bancos sostenibles con los de los bancos tradicionales más grandes del mundo, los primeros tienen una rentabilidad económica media de más del 0,50 %, mientras que en los grandes bancos el promedio es de un 0,33%.

La banca ética es cada vez más accesible y, además de ofrecer todos los servicios de la banca tradicional, garantiza la transparencia y la confianza a sus clientes. Y demuestra que, efectivamente, otra banca es posible.

Victoria González

Fuente: GEO.

Anuncios

El gustazo de pasarse a la banca ética.

Cerrar la cuenta de ahorros en un banco tradicional y pasar el dinero a la banca ética es uno de los pocos placeres y mayores venganzas que el ciudadano de a pie, víctima de los abusos del gran capital, puede infligir a un sistema financiero más parecido a una organización mafiosa que a cualquier otra cosa. Muchos particulares observan la enfermiza codicia de los bancos con resignación, como si no fuera posible hacer nada. Y, sin embargo, hay alternativa: la banca ética.

Lo que empezó siendo una actividad muy marginal y arriesgada para quienes confiaban en ella, ha adquirido ya suficiente solidez como para que confiar los ahorros a estas entidades no sea un acto de valentía. En España son varias las bancas de este tipo que operan cada vez con mayor número de clientes y mayor solvencia. Fiare, Caixa Colonya (esta, mallorquina) o Tridos Bank (en constante ascenso) son solo algunas de las más conocidas. Su actuación se basa en el respeto a las personas, el medio ambiente, la igualdad y los derechos humanos. Por supuesto, eluden las operaciones especulativas y se ciñen solo a la economía real: compras y ventas. Por eso su fiabilidad es alta: como no especulan, no arriesgan.

No siempre los intereses que obtiene el cliente son comparables al de la banca tradicional, pero al menos quienes confían en estas entidades financieras saben que su dinero no sirve para engrosar ese monstruo financiero que desahucia a personas humildes, echándolas de su casa y robándoles su nómina, el mismo monstruo que usa el dinero de sus clientes para invertir en guerras en el Tercer Mundo o para enriquecerse a costa de desgracias ajenas. Un ejemplo: cuando se montó la campaña de donativos para los afectados por el huracán Mitch en Centroamérica hace una década, se descubrió que los bancos y cajas de Cataluña se habían quedado con 1.200 millones de pesetas en concepto de comisión, como si se tratara de un negocio más. Semejante muestra de usura y mezquindad ya sería suficiente para boicotear a quienes actúan así.

Los bancos tradicionales son los principales responsables de la crisis actual que recorta gasto en hospitales, que despide profesores y que deja a los discapacitados sin ayudas. Durante años los bancos han engatusado a la gente para que se endeudara hasta las cejas y ahora culpan a esas personas bienintencionadas por haber confiado en ellos. Imposible mayor cinismo. Si no fuera porque estas entidades –junto con las agencias de calificación y otras truculentas compañías– han alcanzado tanto poder que ya pueden tumbar gobiernos y hundir países enteros, las autoridades deberían ordenar la inmediata detención y traslado a la cárcel de un gran número de estos ´respetables financieros´, que con su actuación están desestabilizando la democracia y arruinando a millones de personas. No es concebible tanta impunidad para los autores de semejante calamidad pública.

Cajas y bancos se sustentan sobre las aportaciones de todos y cada uno de sus clientes. Nosotros, los ciudadanos de a pie, somos la gasolina que usan para sus incendios. No hace falta ser una gran empresa de elevado movimiento económico; cada pequeña libreta de ahorro cuenta. No hablemos ya de productos más nocivos, como los fondos de pensiones.

Por ello, la mejor reacción de las víctimas de esta situación es actuar contra quienes les ahogan, socavando la maquinaria desde su base. Hay otra banca, de rostro más humano, en el que no solo cuenta el beneficio a cualquier precio. Vale la pena el intento, porque es como enviar un corte de mangas a nuestro enemigo.

Joan Lluís Ferrer

Fuente: Diario de Ibiza.