• FONDESVA.

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para Emprendimiento Social en Valladolid (FONDESVA) financiado por el Ayuntamiento de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • Fondo de Emprendimiento Social

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para el Emprendimiento Social financiado por la Diputación Provincial de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • De que hablamos

  • Contacto:

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 110 seguidores

  • Anuncios

Banca Ética Fiare ¿a quién sirve mi dinero?

¿Dónde está el dinero?

Es la pregunta de mucha gente: ¿por qué estamos en crisis?, ¿por qué hay que apretarse el cinturón?, ¿dónde está el dinero? Como dice el refrán, «el que parte y reparte…». Y la mejor parte, la parte que nos corresponde a cada cual, se la están repartiendo entre esos que llaman «los mercados».

La reestructuración del sistema financiero español ha consumido alrededor de 200 000 millones de euros proporcionados por el Estado, es decir, dinero de todxs. La Comisión Europea considera que unos 40 000 millones son prácticamente irrecuperables. Este dineral se ha canalizado mediante tres vías: inyecciones de capital (88 000 millones de euros), compra de activos y avales del Tesoro para la emisión de deuda (130 000 millones entre ambos conceptos). Bankia ha sido el principal beneficiario, engullendo 22 500 millones de euros procedentes en su mayor parte del «rescate» europeo. De esa cantidad, la Comisión Europea da por perdidos más de 18 000 millones.

Si cambiamos nuestra manera de pensar, de actuar y de invertir nuestro dinero, cambiará el funcionamiento y la dirección del modelo económico

La crisis sistémica que vivimos plantea la necesidad de cambios profundos en las estructuras económicas, financieras, políticas, religiosas y educativas, así como en nuestros valores y formas de vida. Los cambios hondos no se producen nunca desde arriba y los que se logran son siempre resultado de fuertes resistencias de la ciudadanía crítica, que propone alternativas locales concretas.

Es tiempo de revalorizar el compromiso y la disidencia frente a un sistema que crea cada día más víctimas de todo tipo para saciar el lucro de unas minorías. Necesitamos contagiar resistencias y salir de la pasividad. Organizar respuestas y realizar compromisos eficaces tanto en lo macro como en lo micro, a nivel local y global. Nuestro sistema de vida está enfermo y un cambio radical de conciencia y de hábitos se antoja necesario.

Cambiar de dirección

Es tiempo de que la economía cambie de foco y de que la conciencia y la justicia social ocupen su espacio propio. No podemos seguir midiendo el progreso humano por el aumento del PIB y los valores en Bolsa. Hay que salir del fraude mentiroso de que podemos crecer de modo ilimitado en un mundo de recursos limitados. Necesitamos aprender a vivir con menos (decrecimiento): «Vivir sencillamente para que otros puedan, sencillamente, vivir» (Gandhi).

¿Es posible otro modelo de vida basado en la conciencia, la responsabilidad personal y la justicia ecosocial, donde el centro y el eje de la actividad económica no sea el beneficio, sino el bien común? Es patente el fracaso en la gestión política y económica de nuestros dirigentes. Llegó el momento en que personas y grupos tomemos decisiones individuales y colectivas que provoquen, por la fuerza de la disidencia y de la unión, un verdadero cambio. El modelo económico y social dominante no es ni el único ni el mejor.

Tu dinero al servicio del cambio social

Es posible revertir esta injusta situación mundial y local con el dinero de uno si ese «uno» somos la mayoría, si las personas ahorradoras condicionamos éticamente el depósito de nuestro dinero y no se lo entregamos a entidades financieras que lo manejan para repartirse dividendos e invertir en asuntos inconfesables. ¿Me he preguntado qué hacen con mi dinero?

El sistema bancario funciona con nuestra colaboración; si cambiamos nuestra manera de pensar, de actuar y de invertir nuestro dinero, cambiará el funcionamiento y la dirección del modelo económico. Nuestro poder no reside en donde ponemos el voto sino en donde ponemos el dinero, en la forma de comprar, de consumir y de invertir nuestros ahorros.

Una propuesta concreta: FIARE – BANCA ÉTICA

FIARE existe desde 2003 y es una realidad en marcha abierta que ha sido capaz de reunir hasta el pasado mes de abril 39 329 997 euros en ahorro, 4 824 116 euros en capital social y ha aprobado préstamos en estos años para financiar proyectos sociales por un montante de 31 271 544 euros. FIARE Banca Ética lo conforman actualmente más de 600 organizaciones (federaciones de cooperativas, coordinadoras de ONG, asociaciones de empresas de inserción, REAS, Vía Campesina, COAG, coordinadora estatal de Comercio Justo, organizaciones de iglesia, etc.), nueve redes territoriales, una red sectorial (Coop-57), más de 30 grupos locales y más de 5000 personas. Desde marzo de 2013, FIARE forma parte de Banca Popolare Ética de Italia, con sede en Padua y con más de 30 000 socios. Ahora es el 5º área de esta cooperativa italiana de banca ética a nivel europeo.

Fiare es ya un banco-cooperativa «con todas las de la ley» por partida doble, bajo las normas y supervisión del Banco de Italia y del Banco de España a la vez. Hasta ahora, se podía formar parte de Fiare como persona socia o como ahorradora. A partir de septiembre, Fiare comenzará a funcionar como banca electrónica, con una extensa red de cajeros automáticos por todo el país. De este modo, se podrán abrir cuentas corrientes y operar a través de Internet. Además, dispone de oficinas en Bilbao, Barcelona y Madrid y de la figura del «banquero ambulante» que se desplaza por todos los territorios.

Un banco en manos de la ciudadanía

FIARE es una propuesta de alternativa económica que desarrolla la actividad de ahorro y crédito de forma diferente a como se hace en el ámbito financiero usual. Pero es mucho más que eso: es una propuesta de unión ciudadana que se construye desde la base a través de una amplia red de personas y de organizaciones sociales. Es una acción colectiva para articular una alternativa económica concebida como un instrumento de acción política para transformar la sociedad. Es una red de redes entre las organizaciones y personas que la componen. Esta red ha hecho posible que FIARE mantenga su autonomía financiera y política sin tener que recurrir a grandes inversores empresariales o institucionales.

FIARE es un banco-cooperativa no lucrativo, que orienta el crédito hacia proyectos de alto valor social. Proyectos dirigidos a la lucha contra la exclusión, la cooperación, la protección del medio ambiente o el trabajo cultural por la transformación en valores. FIARE ofrece dirigir el interés generado por tu ahorro hacia personas y organizaciones vulnerables que no obtienen créditos de la banca comercial. FIARE facilita una información transparente de todo el circuito del dinero y muestra en su web el listado completo de proyectos financiados. Se rige además por el principio cooperativo de «un socio, un voto», al margen del dinero que tenga depositado.

FIARE es un banco-cooperativa no lucrativo, que orienta el crédito hacia proyectos de alto valor social

¿A quién sirve mi dinero?

Analizar éticamente la realidad de nuestros entornos y la actividad financiera que nos domina, supone tener en cuenta la sociedad actual y cuáles son sus retos éticos. Eso implica hacerlo mirando al bien social que debe perseguir todo cuanto se teje socialmente. Requiere no olvidar que el inmenso poder que tienen las entidades financieras (con dinero que no es propio, sino depositado-prestado por miles de personas, grupos y entidades) conlleva una responsabilidad social que hasta ahora eluden en gran medida: buscar el bien común y la justicia social.

FIARE es una realidad de innovación social: innovación al servicio de la justicia. Es evidente que la banca comercial no atiende la voz de los excluidos, ni tampoco el sistema político y social dominante. Porque no estamos en el mejor de los mundos, no es tiempo de detenerse ni recrearse. Es tiempo de disidencia y de indignación. Decidamos qué hacemos con nuestro dinero.

Esteban Tabares pertenece al Grupo Local Fiare de Sevilla

Fuente: El Topo

Anuncios

La banca ética toma impulso.

¿Qué tienen en común un estudiante que pide un crédito para pagar su matrícula universitaria, una empresa dedicada a promover cultivos ecológicos y una asociación que trabaja en proyectos de educación para el desarrollo? La respuesta la tiene Fiare Extremadura, la recién constituida delegación regional de una cooperativa de banca ética que sólo concede créditos a proyectos que estén al servicio de la justicia, la cooperación, la igualdad y la solidaridad.

El germen de este modelo de finanzas en la ciudad está en la Asociación Banca Ética Badajoz, que en diez años ha concedido 200 préstamos a empresas, asociaciones y particulares que precisaban un crédito para llevar adelante sus proyectos.

El sistema de funcionamiento era muy sencillo: los socios entregaban una cantidad de dinero que luego era puesta en manos de los beneficiarios con el compromiso de devolverla. De ese modo se han financiado colectivos tan dispares como la Asociación Dombenitense de Ayuda al Toxicómano, la cooperativa de comida ecológica Casa Dunia, inmigrantes que carecían de fondos para traer a sus familias y estudiantes que tardaban en recibir la beca.

Paralelamente, otros colectivos sociales dieron pasos similares en otros puntos de la región, un camino común que les animó a constituir Fiare Extremadura, una cooperativa de banca ética con implantación en todo el país que desde enero tiene presencia regional.

Su presidente es Modesto González Valle en representación de Banca Ética Badajoz, quien defiende la necesidad de contar con un nuevo modelo de banco en el que el dinero «trabaje por la justicia social, la sostenibilidad ambiental y la educación en valores».

Fiare Extremadura cuenta con 100 socios, entre los que figuran entidades como Cáritas de Coria-Cáceres, Adenex, la Coordinadora de ONG para el Desarrollo de Extremadura, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) Extremadura, Extemadura Sana, SETEM Extremadura, Atabal y la Asociación Triángulo. En total, son doce instituciones que han aportado un mínimo de 600 euros al capital social de Fiare. A ellos se unen otros 90 socios particulares, cuya aportación mínima es de 300 euros, añade María Belén Macías, vicepresidenta de Fiare Extremadura.

Modesto González explica que el sistema de funcionamiento es similar al de cualquier cooperativa de crédito, con la diferencia de que en las votaciones se concede un voto a cada socio con independencia del dinero aportado al capital social.

Otra diferencia radica en que Fiare publica en Internet una memoria en la que aparecen todos los beneficiarios de los créditos y las iniciativas que van a desarrollar. «En Pamplona, por ejemplo, se ha puesto en marcha la cooperativa Traperos de Emaús, que se dedica a la recogida y reciclaje de residuos con la peculiaridad de que todos los trabajadores son personas excluidas que perciben el mismo sueldo».

El presidente de Fiare Extremadura cree de que este tipo de proyectos sociales no habría salido adelante sin el apoyo de la banca ética, un modelo financiero que trata de impulsar en la región. Fiare funciona como cualquier banco: capta dinero de impositores y lo presta. La diferencia es que los créditos deben destinarse a proyectos éticos.

Entre los beneficiarios de los créditos está Setem Extremadura, una asociación que recurrió a la banca ética cuando se retrasó la entrega del dinero que le había concedido la Agencia Extremeña de Cooperación para un proyecto de educación para el desarrollo. Isidora Navarro, miembro de Setem Extremadura, recuerda que esos 30.000 euros permitieron contratar a las dos personas.

Ese préstamo pudo ser concedido porque personas como José Carlos Carrasco confiaron sus ahorros a Fiare. «En la banca tradicional no sabes qué hacen con tu dinero, si lo destinan a financiar a una empresa que fabrica armas o a un proyecto que destruye el medioambiente».

Instalador en paro, este pacense cree que la banca ética hará que el sector bancario en su conjunto cambie y que el dinero financie iniciativas «que realmente beneficien a las personas».

Modesto González asume que la retribución que se da a los impositores es menor, pero destaca que hay muchas personas que incluso renuncian al tipo de interés que se les ofrece para que ese dinero se destine a una ONG. «Lo principal es que aquí se sabe que se invierte en algo que coincide con tus principios éticos».

Los objetivos están claros, pero Fiare Extremadura no deja de ser una gota en un inmenso océano. De momento, ha conseguido captar 80.000 euros de ahorradores extremeños y ha concedido créditos en la región por valor de 120.000 euros, unas cifras muy modestas que esperan ampliar en el futuro.

Para dar a conocer su iniciativa Fiare Extremadura ha puesto a disposición de todos los interesados una dirección de correo electrónico: extremadura@proyectofiare.com

 Evaristo Fernández De Vega

Fuente: Hoy.es

La Banca Ética otorgó 3 millones a proyectos en Extremadura y Andalucía.

La Banca Ética ha otorgado financiación en forma de préstamos e iniciativas por valor de más de 3.100.000 euros en proyectos de economía social y solidaria en Extremadura y Andalucía.

En la comunidad extremeña, gracias a esta financiación, se han llevado a cabo proyectos como el de Red Kalea de agroecología en Plasencia, que ha recibido 15.000 euros, la iniciativa de cooperación internacional Setem y una empresa de vehículos especiales.

Estos datos los ha dado a conocer hoy a EFE el responsable de Banca Ética de Badajoz, Modesto González, durante el desarrollo del I Encuentro de Economía Alternativa y Solidaria de Extremadura, que se desarrolla durante toda la jornada en la fundación Ruy López de Almendralejo.

En declaraciones a Efe, González ha explicado que para que la Banca Ética apoye iniciativas es necesario que éstas cumplan un doble requisito, por una parte que se presente un estudio de viabilidad económica y, por otro, que “es lo que la diferencia de otros bancos”, que aporten “justicia social y sostenibilidad ambiental”.

En este encuentro participan medio centenar de personas, la mayor parte de ellas representantes de diferentes entidades y colectivos de toda Extremadura.

Está organizado por la Red de Economía Alternativa y Solidaria (Reas Extremadura), a la que pertenecen siete colectivos, que coordinan unas redes sectoriales dedicadas a la inserción laboral, seguros sociales, recogida de residuos y finanzas éticas.

Una de las representantes de Reas Extremadura, Gloria Sosa, ha manifestado a Efe que este primer encuentro tiene como objetivo avanzar en proyectos de economía social de los que aún no disfruta Extremadura, pero que sí se han desarrollado en otras comunidades autónomas con más tradición en este tipo de movimientos.

A su juicio, “uno de los proyectos más interesantes es el mercado social”, para que gente que quiera “consumir en un mercado social sepa qué tipo de proyectos o iniciativas” están dentro.

“Si necesito un servicio de páginas web o diseño gráfico, prefiero contratarlo con una empresa de mercado social”, ha explicado Sosa, que ha resumido la iniciativa en un tipo de economía en la que, por un lado, “la gente que estamos dentro nos coordinemos y, por otro lado, la gente que esté fuera, sepa dónde acudir si quieren demandar esos servicios”.

A lo largo de la jornada se ha presentado esta red y se han desarrollado talleres y charlas sobre energía solidaria, agroecología o micromecenazgo.

Fuente: Economía Solidaria.