• FONDESVA.

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para Emprendimiento Social en Valladolid (FONDESVA) financiado por el Ayuntamiento de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • Fondo de Emprendimiento Social

    La Asociación Fiare Castilla y León gestiona el Fondo para el Emprendimiento Social financiado por la Diputación Provincial de Valladolid.

    Pincha para conocer mas.

  • De que hablamos

  • Contacto:

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 110 seguidores

  • Anuncios

Otro sector bancario es posible

banca etica-nueva banca-banca verde-proyectos verdes-banca sostenible-nueva banca

Banca ética: una alternativa a los excesos y escándalos de las entidades convencionales.

El rechazo a las actividades especulativas, a la cotización en bolsa o a operar con dinero en efectivo, además de la transparencia y la financiación de proyectos con impacto social positivo son las claves de esta nueva banca

“Los proyectos de banca ética se presentan en sociedad como propuestas de construcción de una alternativa. Lo que proponen a la ciudadanía no es consumir banca ética o ser clientes, sino participar en la construcción de un proyecto, en la edificación de un circuito económico alternativo”.

Así resume Peru Sasia, presidente de Proyecto Fiare a Público la filosofía de la banca ética. Sasia considera la época de los movimientos contra la guerra de Vietnam (décadas de los 60 y los 70) el caldo de cultivo para la aparición de una nueva banca, que no llegaría a Europa hasta la década de los 90 (Banca Popolare Etica).

“Haciendo al cliente responsable, partícipe del dinero que invierte, éste tiene la misión de promover un cambio sostenible del sistema financiero”, asegura Sonia Felipe, directora de comunicación de Triodos Bank, surgido en 1980 en Holanda y operando en nuestro país desde 2004.

En España ha tardado en arrancar no sólo la banca ética, sino también el conjunto de otras alternativas económicas.

Ha tardado en consolidarse, pero el despertar de las conciencias que ha supuesto conocer las evidencias que nos ha traído esta crisis sobre malas praxis en el ámbito económico ha dado lugar a un florecimiento de los movimientos de alternativa” asegura Sasia.

Las diferencias entre Proyecto Fiare y Triodos Bank son importantes, pero ambas entidades tienen en común su rechazo a las actividades especulativas, a la cotización en bolsa o a operar con dinero efectivo, además de la transparencia y la financiación de proyectos con impacto social positivo. “Incluso siendo un banco con las mismas regulaciones que tienen el resto, nosotros podemos demostrar que las cosas se pueden hacer de otra manera en el sector bancario, dentro del sistema y con los mismos criterios que rigen el funcionamiento de otras entidades”, asegura Felipe. Y de momento, funciona.

Entre 2011 y 2012 Triodos ha logrado captar un 73% más de clientes, por lo que a principios de este año eran más de 105.000 personas las que confiaban sus ahorros al banco holandés, que también opera en varios países de la UE y cuyo accionariado está constituido por más de 26.000 inversores particulares e institucionales.

Por su parte, la cooperativa Fiare -régimen pionero en organizaciones bancarias- tiene cuatro millones de euros de capital social, recoge ahorros por valor de 35 millones de euros, y está preparando su unión con Banca Popolare Etica, para formar una estructura cooperativa que congregue a más de 50.000 personas y organizaciones sociales en el ámbito europeo.

La independencia frente al descrédito del sector bancario

La independencia es otro de los rasgos defendidos por Fiare, que resalta la importancia de mantener un diálogo fluido con la administración, y asegura que esta entidad no presta servicios a partidos políticos, aunque sí a sus fundaciones y a los sindicatos. Sonia Felipe también es clara: “Triodos es una entidad independiente, no pertenece a ningún otro gran banco. Sólo hay titulares de certificados, no acciones, y estos títulos están depositados en una fundación”, asegura Felipe, que también reconoce como algo negativo el descrédito en torno a las entidades convencionales, “un aliciente -dice- para pensar que algo se ha hecho mal”.

Preguntado por la labor de las grandes agencias de calificación, a las que muchos señalan como responsables de la crisis económica, Sasia opina que “es muy difícil creer en la imparcialidad de las agencias. Su función social podría ser interesante, pero en la práctica lo que ha venido ocurriendo es clamorosamente sospechoso, en el sentido de que no está claro, por decirlo correctamente, que detrás de las calificaciones las razones sean asépticas o estrictamente técnicas. En muchas influye el lobby, la capacidad de presión y los conflictos de intereses”, afirma.

¿Y sobre las posibles desventajas competitivas de trabajar respetando una serie de principios que las entidades convencionales no comparten? El responsable de Fiare lo tiene claro: “Los proyectos de la banca ética no se rigen por la maximización de la actividad económica, por el tipo de interés que se retribuye al ahorrador, los dividendos que se pueden pagar al inversor o cuestiones de este tipo. Hay otros factores implicados. Nuestras redes no tienen miles de oficinas, inmensas estructuras de comunicación y propaganda, etc. Esa es la desventaja.

La ventaja es cultural; quienes se implican en banca ética son personas y organizaciones que optan desde una responsabilidad ciudadana por este modelo”.

La influencia de la crisis

Preguntados por el efecto de la crisis económica que ha hecho estragos en los balances de resultados de varias entidades -y ha obligado al Gobierno a inyectar dinero en otras- Felipe y Sasia defienden que ninguno de estos bancos se ha visto castigado por la crisis financiera. “No nos ha afectado. No hemos especulado, hemos invertido en proyectos de sectores que conocemos, y siempre con un enfoque a largo plazo”, asegura Felipe.

El presidente de Fiare reconoce que las necesidades de crédito “se han incrementado mucho, porque los proyectos que financian están clamorosamente abandonados actualmente”, pero asegura que la morosidad no se ha incrementado y sigue siendo “varios puntos inferior a la de la banca tradicional. Según Sasia, también podría haber disminuido el volumen de ahorros depositado en las entidades “porque la gente tiene menos capacidad de ahorro, pero eso no es así. Esto se contrarresta con un aumento de la conciencia de las personas y las organizaciones por trabajar con banca ética”, razona.

Los proyectos que financian

El control de los proyectos financiados con el dinero de los clientes es otro de los argumentos que esgrimen los defensores de estas entidades.

“Los bancos éticos se diferencian por una restricción severa de la actividad de crédito, que sólo orientan a la economía real y sólo al apoyo de proyectos con impacto social positivo alto.

Proyectos de lucha contra la exclusión, de inserción social, promoción del pequeño cooperativismo, cooperación al desarrollo”, defiende Peru Sasia.

“A la hora de evaluar un proyecto, buscamos siempre su aporte positivo”, afirma la directora de comunicación de Triodos.

“Estudiamos el aporte real y positivo de la actividad, quiénes son las personas que desarrollarán el proyecto, cuál es su compromiso y experiencia, para después pasar al análisis cuantitativo propio de cada entidad”.

Si bien es cierto que las entidades convencionales desarrollan varias iniciativas sociales y culturales directamente o a través de fundaciones -un ejemplo es Fundación La Caixa, con un presupuesto de más de 500 millones de euros- no es menos cierto que estos bancos no tienen la obligación de informar sobre los negocios en los que invierten, ni contraen compromisos éticos que deban seguir a la hora de financiar estas iniciativas. ”

En banca ética, el cliente sabe que su dinero va a estar en proyectos concretos en los que se descarta el apoyo mediante el crédito de proyectos que pueden tener impacto social nítidamente negativo, sea medioambientalmente, en términos de apoyo de la guerra o de cuestiones por el estilo”, concluye Sasia.

Incluso en paraísos fiscales

La Banca Alternativa Svizzera (BAS) es un ejemplo de banca ética en uno de los paraísos fiscales por excelencia: Suiza. En conversación con Público, la BAS defiende que el objetivo de esta entidad no es sólo generar un beneficio, sino también financiar la ecología y las iniciativas sociales en Suiza. Más de 25.000 clientes han confiado sus ahorros a esta entidad, que insiste en su férrea defensa de la transparencia, incluso de las políticas salariales abiertas.

La proliferación de este tipo de entidades y el hecho de que el número de clientes esté aumentando de manera significativa es para muchos un síntoma de que este tipo de bancos está en auge frente a la banca convencional, salpicada por las irregularidades y excesos que ha cometido durante décadas.

Años de escándalos, de calificaciones infladas, de rescates bancarios, de Lehman Brothers, y de participaciones preferentes, frente a las entidades proyectadas a partir de otra filosofía; un indicio de que un nuevo sector bancario es posible.

Alejandro López de Miguel

Fuente: Noticias Positivas

Anuncios

Banca ética: una alternativa a los excesos y escándalos de las entidades convencionales

El rechazo a las actividades especulativas, a la cotización en bolsa o a operar con dinero en efectivo, además de la transparencia y la financiación de proyectos con impacto social positivo son las claves de esta nueva banca.

“Los proyectos de banca ética se presentan en sociedad como propuestas de construcción de una alternativa. Lo que proponen a la ciudadanía no es consumir banca ética o ser clientes, sino participar en la construcción de un proyecto, en la edificación de un circuito económico alternativo”. Así resume Peru Sasia, presidente de Proyecto Fiare a Público la filosofía de la banca ética. Sasia considera la época de los movimientos contra la guerra de Vietnam (décadas de los 60 y los 70) el caldo de cultivo para la aparición de una nueva banca, que no llegaría a Europa hasta la década de los 90 (Banca Popolare Ética).

“Haciendo al cliente responsable, partícipe del dinero que invierte, éste tiene la misión de promover un cambio sostenible del sistema financiero”, asegura Sonia Felipe, directora de comunicación de Triodos Bank, surgido en 1980 en Holanda y operando en nuestro país desde 2004. En España ha tardado en arrancar no sólo la banca ética, sino también el conjunto de otras alternativas económicas. Ha tardado en consolidarse, pero el despertar de las conciencias que ha supuesto conocer las evidencias que nos ha traído esta crisis sobre malas praxis en el ámbito económico ha dado lugar a un florecimiento de los movimientos de alternativa” asegura Sasia.

Las diferencias entre Proyecto Fiare y Triodos Bank son importantes, pero ambas entidades tienen en común su rechazo a las actividades especulativas, a la cotización en bolsa o a operar con dinero efectivo, además de la transparencia y la financiación de proyectos con impacto social positivo. “Incluso siendo un banco con las mismas regulaciones que tienen el resto, nosotros podemos demostrar que las cosas se pueden hacer de otra manera en el sector bancario, dentro del sistema y con los mismos criterios que rigen el funcionamiento de otras entidades”, asegura Felipe. Y de momento, funciona.

Entre 2011 y 2012 Triodos ha logrado captar un 73% más de clientes, por lo que a principios de este año eran más de 105.000 personas las que confiaban sus ahorros al banco holandés, que también opera en varios países de la UE y cuyo accionariado está constituido por más de 26.000 inversores particulares e institucionales.

Por su parte, la cooperativa Fiare -régimen pionero en organizaciones bancarias- tiene cuatro millones de euros de capital social, recoge ahorros por valor de 35 millones de euros, y está preparando su unión con Banca Popolare Etica, para formar una estructura cooperativa que congregue a más de 50.000 personas y organizaciones sociales en el ámbito europeo.

La independencia frente al descrédito del sector bancario

La independencia es otro de los rasgos defendidos por Fiare, que resalta la importancia de mantener un diálogo fluido con la administración, y asegura que esta entidad no presta servicios a partidos políticos, aunque sí a sus fundaciones y a los sindicatos. Sonia Felipe también es clara: “Triodos es una entidad independiente, no pertenece a ningún otro gran banco. Sólo hay titulares de certificados, no acciones, y estos títulos están depositados en una fundación“, asegura Felipe, que también reconoce como algo negativo el descrédito en torno a las entidades convencionales, “un aliciente -dice- para pensar que algo se ha hecho mal”.

Preguntado por la labor de las grandes agencias de calificación, a las que muchos señalan como responsables de la crisis económica, Sasia opina que “es muy difícil creer en la imparcialidad de las agencias. Su función social podría ser interesante, pero en la práctica lo que ha venido ocurriendo es clamorosamente sospechoso, en el sentido de que no está claro, por decirlo correctamente, que detrás de las calificaciones las razones sean asépticas o estrictamente técnicas. En muchas influye el lobby, la capacidad de presión y los conflictos de intereses”, afirma.

¿Y sobre las posibles desventajas competitivas de trabajar respetando una serie de principios que las entidades convencionales no comparten? El responsable de Fiare lo tiene claro: “Los proyectos de la banca ética no se rigen por la maximización de la actividad económica, por el tipo de interés que se retribuye al ahorrador, los dividendos que se pueden pagar al inversor o cuestiones de este tipo. Hay otros factores implicados. Nuestras redes no tienen miles de oficinas, inmensas estructuras de comunicación y propaganda, etc. Esa es la desventaja. La ventaja es cultural; quienes se implican en banca ética son personas y organizaciones que optan desde una responsabilidad ciudadana por este modelo”.

La influencia de la crisis

Preguntados por el efecto de la crisis económica que ha hecho estragos en los balances de resultados de varias entidades -y ha obligado al Gobierno a inyectar dinero en otras- Felipe y Sasia defienden que ninguno de estos bancos se ha visto castigado por la crisis financiera. “No nos ha afectado. No hemos especulado, hemos invertido en proyectos de sectores que conocemos, y siempre con un enfoque a largo plazo”, asegura Felipe.

El presidente de Fiare reconoce que las necesidades de crédito “se han incrementado mucho, porque los proyectos que financian están clamorosamente abandonados actualmente”, pero asegura que la morosidad no se ha incrementado y sigue siendo “varios puntos inferior a la de la banca tradicional. Según Sasia, también podría haber disminuido el volumen de ahorros depositado en las entidades “porque la gente tiene menos capacidad de ahorro, pero eso no es así. Esto se contrarresta con un aumento de la conciencia de las personas y las organizaciones por trabajar con banca ética”, razona.

Los proyectos que financian

El control de los proyectos financiados con el dinero de los clientes es otro de los argumentos que esgrimen los defensores de estas entidades. “Los bancos éticos se diferencian por una restricción severa de la actividad de crédito, que sólo orientan a la economía real y sólo al apoyo de proyectos con impacto social positivo alto. Proyectos de lucha contra la exclusión, de inserción social, promoción del pequeño cooperativismo, cooperación al desarrollo”, defiende Peru Sasia.

“A la hora de evaluar un proyecto, buscamos siempre su aporte positivo”, afirma la directora de comunicación de Triodos. “Estudiamos el aporte real y positivo de la actividad, quiénes son las personas que desarrollarán el proyecto, cuál es su compromiso y experiencia, para después pasar al análisis cuantitativo propio de cada entidad”.

Si bien es cierto que las entidades convencionales desarrollan varias iniciativas sociales y culturales directamente o a través de fundaciones -un ejemplo es Fundación La Caixa, con un presupuesto de más de 500 millones de euros- no es menos cierto que estos bancos no tienen la obligación de informar sobre los negocios en los que invierten, ni contraen compromisos éticos que deban seguir a la hora de financiar estas iniciativas. ” En banca ética, el cliente sabe que su dinero va a estar en proyectos concretos en los que se descarta el apoyo mediante el crédito de proyectos que pueden tener impacto social nítidamente negativo, sea medioambientalmente, en términos de apoyo de la guerra o de cuestiones por el estilo”, concluye Sasia.

Incluso en paraísos fiscales

La Banca Alternativa Svizzera (BAS) es un ejemplo de banca ética en uno de los paraísos fiscales por excelencia: Suiza. En conversación con Público, la BAS defiende que el objetivo de esta entidad no es sólo generar un beneficio, sino también financiar la ecología y las iniciativas sociales en Suiza. Más de 25.000 clientes han confiado sus ahorros a esta entidad, que insiste en su férrea defensa de la transparencia, incluso de las políticas salariales abiertas.

La proliferación de este tipo de entidades y el hecho de que el número de clientes esté aumentando de manera significativa es para muchos un síntoma de que este tipo de bancos está en auge frente a la banca convencional, salpicada por las irregularidades y excesos que ha cometido durante décadas. Años de escándalos, de calificaciones infladas, de rescates bancarios, de Lehman Brothers, y de participaciones preferentes, frente a las entidades proyectadas a partir de otra filosofía; un indicio de que un nuevo sector bancario es posible.

Alejandro López De Miguel

Fuente: Economía Solidaria

Grietas en el muro XXV: Banca Ética en la Universidad

La Banca Ética es una realidad ampliamente conocida por todas aquellas personas que se plantean qué pueden cambiar de su vida cotidiana para apoyar la transición hacia un sistema económico y financiero más justo y solidario.

Des del inicio de la crisis, la Banca Ética ha crecido a pasos agigantados. El ahorro gestionado por las entidades de finanzas éticas se ha multiplicado por siete, creciendo el último año (2012) en un 60% y llegando a los casi 1.000 millones de euros. (Barómetro de las Finanza Éticas y Solidarias)

Aunque la Banca Ética cuenta ya con más de 100.000 usuarios en España, aún tiene un largo recorrido para convertirse en alternativa que, por su volumen y base social, pueda mirar de tu a tu a la banca comercial. Una verdadera lucha del David de las buenas intenciones contra el Goliat de intereses económicos amplios con mucha capacidad de maniobra e intrusismo político y con altas dosis de corrupción, amiguismo y falsa transparencia.

Para continuar ampliando esta base de gente convencida y transformadora, nace la campaña “Pide Banca Ética” (“Demana Banca Ética”).  Promovida en Catalunya por Setem, Fets y Justícia i Pau, quiere hacer llegar la propuesta de la Banca Ética a toda la comunidad educativa del ámbito universitario.

Conscientes que hasta la fecha  todos los carnés emitidos por universidades están vinculados a algún banco o caja tradicional, proponen una campaña de sensibilización y concienciación para que la gestión de servicios financieros de la universidad (becas, tarjetas universitarias, etc.) sean hechas a través de Banca Ética.

El pasado mes de junio ganaron su primera batalla. El Campus Universitario Manresa (que agrupa a varias universidades catalanas), saco la primera tarjeta universitaria que promueve la Banca Ética. Una pequeña grieta de una campaña que acierta en la propuesta y en el público al que va dirigida y que debería mirar de ser replicada en muchos otros lugares.

Para más información – Web de la campaña “Demana Banca Ética(sólo en catalán).

Fuente: El bloc de Cristianisme i Justícia

PSOE, CHA e IU piden que el Ayuntamiento impulse y utilice los servicios de la banca ética.

Grupos de PSOE, CHA e IU en el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado una moción del grupo municipal de IU, con los votos favorables del proponente y de PSOE y CHA y la oposición del PP, en la que se pide impulsar la banca ética y la utilización de sus servicios financieros.

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado una moción del grupo municipal de IU, con los votos favorables del proponente y de PSOE y CHA y la oposición del PP, en la que se pide impulsar la banca ética y la utilización de sus servicios financieros.

Además, se reclama al gobierno de la ciudad que incluya una cláusula social en las ayudas y subvenciones que valore el hecho de que la entidad solicitante sea cliente o socia de banca ética y se estudie la posibilidad de que apoyar la implantación de entidades de banca ética como Fiare Aragón e incluso participar como institución.

El concejal del grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Zaragoza, Pablo Muñoz, ha explicado que es una moción “bienintencionada” y ha sintetizado que la finalidad es “recuperar el dinero y ponerlo al servicio de las personas y la sociedad”.

Muñoz ha considerado que “necesitamos una banca transparente, que financie solo actividades económicas con impacto social positivo y no sea acumulación de dinero”, para conminar a que el Ayuntamiento se incorpore legalmente a Fiare, uno de los ejemplos de banca ética que opera en Aragón, junto a Coop57 y Triodos Bank. Al respecto, ha expuesto el ejemplo de Valladolid o de la localidad madrilena de Rivas Vaciamadrid.

La forma de participar seria pedir créditos a la banca ética o que se discrimine positivamente a las entidades que trabajen con esta ella, con cláusulas en las concesiones de subvenciones y así “decir con orgullo que Zaragoza está en la vanguardia de la economía social”.

Apoyo a la economía real

El concejal de CHA en el Ayuntamiento de Zaragoza, Carmelo Asensio, ha criticado que la ética ha desaparecido de muchas decisiones económicas y ha anunciado su apoyo a la iniciativa al “compartir valores primigenios” y abogar por una “banca financiera ética y responsable, que apoya proyectos de la economía real”.

El vicealcalde de Zaragoza, el socialista Fernando Gimeno, ha mostrado su apoyo a la iniciativa para crear espacios en los que el ahorrador sepa dónde se destinan sus recursos. Gimeno ha matizado que “no quiero generar expectativas” ante la posibilidad de que se priorice a las entidades que operan con banca ética porque “genera problemas”.

El concejal del PP en el Ayuntamiento de Zaragoza, Jorge Azcón, ha dado la bienvenida a IU al “capitalismo” porque la banca ética también quiere tener beneficios y en aras de la defensa de la libertad de que cada uno escoja “no apoyamos” la moción, ha avanzado Azcón, para rechazar que el consistorio entre en ese tipo de banca e incidir en que desde el PP “estamos dispuestos a apoyar la libre concurrencia, en libre competencia”.

Fuente: 20 minutos

Banca ética y criterios de financiación.

Desahucios, embargos, crisis financieras, abusos bancarios… Han provocado que los consumidores se planteen cuál es el destino de sus ahorros en las entidades de créditoVarios bancos invierten en armas con el dinero depositado por los consumidores y grupos inversores. Es decir, el ciudadano no es testigo sino culpable de acciones ejercidas por los bancos. Por todo esto y más nace la banca ética. Organizaciones como Setem, Federación de diez ONGs de Solidaridad Internacional, se preocupan por averiguar aquellos bancos que invierten directamente o mediante fondos de inversión en empresas productoras de armas o negocios de dudosa reputación. No se trata de desprestigiar a los bancos, sino de provocar una reacción masiva de los consumidores para hacer rectificar a estos bancos y conseguir el cese de inversiones en la lucrativa industria armamentística. Muchas de estas empresas producen armas muy dañinas (minas antipersona, armas nucleares y químicas, etc) y son financiadas por muchos de nuestro bancos.

El informe Negocios Sucios detalla la actividad de 14 bancos españoles que participan en la financiación de 19 empresas productoras armamentísticas.BBVA, Santander, Bankia son algunos ejemplos de financiación directa de proyectos armamentísticos. Otros bancos como Banco Popular, Ibercaja, Sabadell o Bankinter se encuentran en fondos de inversión que poseen acciones de productores de armas.

La diferencia entre la banca convencional  y la banca ética son los criterios de financiación. Los Bancos tradicionales utilizan criterios exclusivamente económicos, por el contrario la banca ética busca en primer lugar la función social del proyecto y luego su rentabilidad. Las finanzas éticas es un término amplio y difícil de etiquetar, pero los consumidores entienden perfectamente aquellas inversiones que no cumplen una ética común.

En esta ética común trabajan los bancos éticos Proyecto Fiare y Banco Triodos. Son bancos que solicitan una implicación por parte del consumidor. Es más, no se reciben mayores beneficios por depositar aquí tu dinero, no regalan cuberterías. Simplemente te ofrecen la posibilidad de saber que tu dinero se invierte en proyectos que benefician a la sociedad. ¿Cómo se puede saber? Mediante la transparencia financiera. Informan detalladamente de sus inversiones, es su diferenciación empresarial. Además trabajan en una estructura laboral en la que apenas existen jerarquías salariales y apuestan por la implicación moral en cada proyecto.

La confianza en la banca tradicional está disminuyendo y cada vez hay más gente intrigada en conocer qué se hace con sus ahorros, y en la medida del conocimiento la sorpresa y la decepción es mayor. Los bancos éticos permiten a los clientes hacerles partícipes de financiar proyectos de un determinado perfil social. La crisis económica está “reseteando” muchos pilares sociales y provoca una revisión de los valores tanto de las personas como de las empresas.

Fuente: Hablo de lo que vivo.

En primera persona – La banca ética (segunda parte).

Esta semana seguimos hablando de banca ética porque vale la pena conocer a fondo qué se hace con nuestro dinero, con nuestros ahorros. O mejor dicho, qué no se hace y qué se podría hacer. Conocer cómo y qué tipo de proyectos se pueden financiar siendo fieles a nuestros valores. No queremos dejar información valiosa en el tintero porque precisamente es la letra pequeña, la ausencia de explicaciones y de respuestas lo que provoca tanta desconfianza. Hay que poder elegir dónde dejar nuestros ahorros o dónde abrir una cuenta. Porque todavía hay pocas opciones bancarias funcionando con los mismos servicios que la banca convencional pero ya existen algunas y están a nuestro alcance.

En estos dos programas he intentado aclarar, informar y dar a conocer algunas de esas alternativas. Coop57, Fiare o Triodos Bank son las más extendidas y consolidadas a nivel nacional pero también existen otras fórmulas a nivel local que funcionan hace años. Ahora ya podemos elegir y ahí radica nuestra fuerza.

Descarga el audio del programa: Botón derecho>guardar como…

Sandra Camps

Fuente: En primera persona.

La banca ética en primera persona (primera parte).

Esta semana y la siguiente vamos a dedicar el programa a conocer qué es, cómo funciona y quien ofrece servicios que cumplan con los criterios de una banca ética y solidaria que sea transparente para el ciudadano. Una banca que invita a las personas a conocer, poniéndole cara incluso, los proyectos sociales que se van a poder financiar gracias a sus ahorros. Porque son miles las iniciativas y nuevos puestos de trabajo que se crean y consolidan en todo el país a partir de la banca ética que ve proyectos y valores y no sólo rentabilidad a cualquier precio.

En la banca ética, las personas también pueden decidir en asambleas de socios qué proyectos resultan más interesantes y se ajustan más a sus valores. Nosotros hemos conocido proyectos sociales concretos que han creado empelo y funcionan gracias a este tipo de financiación.  Coop57, por ejemplo, es una cooperativa de ahorro que, a su vez, parte de multitud de iniciativas y movimientos sociales a nivel local. El embrión de lo que poco a poco va tomando forma en una estructura bancaria más o menos extensa.

Entre éste y el próximo programa entraremos de lleno en las entrañas de Coop57, de Fiare y Triodos Bank, tres alternativas, cada una con sus matices y diferencias que quieren dar respuesta a la pregunta que muchos ciudadanos se hacen:

¿Dónde y en qué se invierte mi dinero?

La falta de respuestas, la opacidad de la información, el sentimiento de engaño generalizado, junto con la actual situación de quiebra y rescates bancarios, está haciendo resurgir el interés por otro tipo de banca que no deje dudas en cuanto a transparencia y que responda a valores éticos y sociales. Unos valores que nunca debimos de perder. Las bisabuelas guardaban el dinero bajo el colchón y le daban mucho valor al dinero que tanto costaba ganar. Llegaron los bancos y ellos se ‘hicieron’ con el valor del dinero. Ahora hay un resurgir ciudadano para recuperar esos valores y aplicarlos también en nuestros ahorros porque ya hace años que existen iniciativas en este sentido pero no eran de dominio público.

El programa se emite los sábados de 6h a 7h de la mañana pero también se puede escuchar en el podcast a cualquier hora.  Y os invitamos a que nos sigáis en facebook y en twitter dónde protagonistas y oyentes pueden intercambiar impresiones y hacer los comentarios que quieran.

Sandra Camps

 

Fuente: En Primera Persona